sábado, 12 de noviembre de 2011

Conductores de Montreal podrían estar pagando más gasolina de la que realmente cargan

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:

El precio de la gasolina es uno de los grandes dolores de cabeza para los conductores de Montreal. Pero ese podría no ser el único problema a la hora de llenar el tanque.

Puede que a la hora de pagar el conductor esté pagando más dinero en relación a la cantidad de gasolina que cargó. Un columnista del diario The Gazette publicó un trabajo sobre la falta de auditoría a la hora de calibrar las bombas de gasolina de la ciudad.

Todas las maquinas dispensadora tienen una calcomanía blanca de la agencia gubernamental que se encarga de calibrar los dispositivos para que respeten el flujo de gasolina en relación al precio. Estos avisos señalan la fecha de la última revisión y la fecha obligatoria de la próxima.

Un lector de la columna llamado Gerald Wiseman compartió con el autor sus experiencias una vez conoció de este sistema de calcomanías. En su primera visita a una gasolinera descubrió que la fecha de la última revisión fue en agosto de 2007 y que la próxima estaba planeada para junio de 2010.

Al pedir una explicación por el retraso de 18 meses en la inspección el gerente solo respondió con una grosería. Wiseman cuenta como visitó otras ocho estaciones de servicio y descubrió que solo dos tenían al día sus inspecciones. La mayoría tenían más de una año de vencidas y otros simplemente no tenían la calcomanía.

El organismo del estado respondió a las llamadas del autor señalando que muchas veces los dueños quitan las calcomanías para limpiar las máquinas, a pesar de que se puede hacer sin problemas y sin necesidad de quitarla.

Tony Clement, actual ministro de Finanzas, presentó un estudio cuando era el ministro encargado del organismo que regula las maquinas de gasolina que apuntaba que el 6% de los dispensadores están mal calibradas, y en 75% de los casos es para beneficio del dueño de la estación.

Según Clement, esto representa casi $20 millones de pérdidas al año para los consumidores. Un estudio de Ottawa hecho en 2008 indicó que el sobrecargo era entre 30 o 60 centavos por litro.

El Gobierno ha dicho en el pasado que regulará todo este tipo de prácticas en el comercio de todo tipo e impondrá multas a los comerciantes que incumplan las revisiones.

Con información de la columna de Henry Aubin, publicada en The Gazette

Redacción Noticias Montreal