sábado, 12 de noviembre de 2011

Silverio Cometa encontró su casa destruida: el ejército la bombardeó para matar a Alfonso Cano

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Silverio Cometa es un campesino colombiano, propietario de la casa donde murió el jefe de las FARC, Alfonso Cano. Hace unos 20 días un grupo de guerrilleros se presentaron , lo echaron de ella y fijaron allí su centro de comando, que sería bombardeao luego por el ejército.

El Tiempo

Silverio Cometa, un humilde indígena nasa, aún no puede creer que la vivienda en la que ha permanecido la mayor parte de su vida pasará a la historia como el lugar en donde vivió sus últimas horas el jefe de las Farc.

Con una chaqueta debajo de su brazo, con pasos de miedo y con los ojos aguados, regresó a su vieja casa de tabla, que era su morada hasta hace 20 días, para buscar qué podría recuperar entre los escombros chamuscados.

Recuerda: “Yo estaba en otra finca, cuando llegué estaba ocupada, nos dijeron que nos fuéramos para estar ellos aquí. Qué se podía hacer”.

Silverio recorre la sala de su casa, donde los guerrilleros habían improvisado un centro de operaciones, del que solo quedó una mesa. En los cafetales que rodean la vivienda, en la vereda Chirriadero, se ven cuatro estructuras, cada una con una cama rudimentaria. Eran los cambuches de la guardia de ‘Cano’.

La noticia, que le dio la vuelta al mundo, trajo sus consecuencias para Silverio y otras seis familias cuyos cultivos y casas resultaron afectados. “Lo que digo es que el Gobierno, así como financió esta guerra, que se reporte porque nos ha dejado en la calle”, manifiesta el indígena, quien no puede evitar sus lagrimas: sus tres hijas, de 12, 14 y 15 años, y su esposa se están quedando con los vecinos, y sus cultivos se perdieron.

Insiste en que no sabía nada, y que “nunca imaginó qué clase de personaje estaba quedándose en su casa”. Silverio dice que lo que se vivió fue una pesadilla. “Las comunidades no tenemos nada que ver en el conflicto y somos los que estamos pagando, necesitamos ayuda”, sostuvo.

Cometa relató que se asomaba permanentemente a la vivienda para ver si ya los guerrilleros se habían ido y si podía regresar con su familia. “Yo estaba en otras fincas, estábamos cortando tiempo para que se fueran”, dijo.

Silverio y su familia no aparecen entre los censados para las ayudas del Estado. Yesid González, alcalde de Morales, dice que “por cierta norma, la casa donde se encontraba ‘Cano’ parece que no se puede atender, tenemos esa duda, las otras casas ya se priorizaron”.

Acción Social hizo un censo de seis viviendas afectadas y que en los próximos meses serían atendidas, pero la séptima, la de Silverio, no fue incluida.

Ahora depende de la solidaridad de sus vecinos, una comunidad en su mayoría indígena que vive en extremas condiciones de pobreza. No hay agua potable y para atención médica deben hacer largas jornadas de seis y hasta 12 horas a pie.

En los alrededores de su antigua casa, el indígena Silverio Cometa y su familia no pierden la esperanza de recibir el apoyo estatal.

“Hicieron un estrago total”, añadió, mientras empieza a recoger los utensilios de cocina y otros pocos elementos que no resultaron dañados en el bombardeo contra ‘Cano’.