domingo, 13 de noviembre de 2011

La industria petrolera venezolana cada vez más presionada para atender las exigencias del Ejecutivo

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Un informe del diputado Miguel Ángel Rodríguez, presentado a la presidencia venezolana, pone en evidencia las enormes presiones que la industria del petróleo recibe para financiar prácticamente todos los compromisos del Estado venezolano, además de cubrir sus gastos relacionados a su propia actividad, que es la producción y entrega de crudo a su clientes.

El Universal

La política fiscal y de financiamiento de inversiones productivas del Ejecutivo nacional, que se ha basado en el fuerte apoyo en los recursos que pueda proveer Pdvsa, ha incrementado la presión sobre la estatal petrolera al punto de que ésta ya tendría dificultades para financiar su propia actividad productiva petrolera y para atender sus obligaciones fiscales con el Tesoro Nacional.

Un punto de cuenta del Ejecutivo nacional fechado en abril de este año, hecho público por el diputado Miguel Ángel Rodríguez, explica a la Presidencia de la República que el mecanismo financiero del Fondo Chino durante el año 2011 ha constituido «un fuerte impacto financiero para Petróleos de Venezuela (Pdvsa)», que llevó a Pdvsa a solicitar al Presidente de la República acceso a 1.381 millones de dólares depositados en el Bandes por el pago de los despachos a China, a fin de cubrir «pagos de regalía e impuestos, y los costos de producción y refinación de los volúmenes de crudo y productos derivados despachados».

El ministerio de Energía y Petróleo en su explicación al Jefe de Estado afirma que «el impacto financiero de los despachos de crudo a China (a razón de 430 mil barriles diarios durante 2011 con un precio alrededor de 90 dólares por barril) sobre el flujo de caja de Pdvsa asciende a 18.430 millones de dólares, compuesto por los costos de producción y refinación (del petróleo entregado), el pago de regalías e impuesto de extracción, y los despachos (ventas) que no ingresan a caja».

El documento explica que «a los precios reales del primer trimestre de 2011 (91 dólares por barril de la cesta petrolera venezolana), los 419 mil barriles diarios de petróleo y productos derivados que se envían a China representan 3.432 millones de dólares que han dejado de entrar a la caja de Pdvsa» durante el primer trimestre de 2011.

El punto de cuenta explica que «si se proyectan los volúmenes comprometidos de 430 mil barriles diarios (como máximo para entregar a China) durante todo el año 2011, a un precio promedio de 80 dólares por barril para el petróleo venezolano, Pdvsa dejará de recibir 12.556 millones de dólares».

Pero la presión fiscal a la petrolera no cesa allí, pues los propios cálculos del ministerio de Energía y Petróleo señalan que «además de no recibir ingresos por esos volúmenes, Pdvsa debe cubrir los costos de regalía, impuesto de extracción, y costos de producción y refinación, que de acuerdo con los volúmenes y el precio del período enero-marzo de 2011 ascienden a 1.500 millones de dólares adicionales, con una proyección de 5.874 millones de dólares para todo el año 2011.

Endurecimiento

El convenio del Fondo Chino incluyó el llamado Fondo Pesado I, creado a finales de 2007 y a través del cual se suministraron unos 100 mil barriles diarios durante tres años, a un precio estimado de 50 dólares por barril a cambio de 4.000 millones de dólares. Posteriormente, a finales de 2008 el Gobierno venezolano volvió a negociar con el estatal Banco de Desarrollo de China el Fondo Pesado II, por 4.000 millones de dólares adicionales a cambio de 130 mil barriles de crudo y derivados.

Entre los Fondos I y II, el precio promedio fijado fue de 40 dólares por barril por convenios de suministro de 230 mil barriles al día.

En ambos convenios se estableció que los volúmenes que Pdvsa entregaría a los chinos entre 2007 y 2009 debían considerarse como pago de regalías en especie para el Fisco nacional, por lo que los excedentes en la cuenta «una vez amortizadas las cuotas de capital e intereses, debían ser retornados a la Oficina Nacional del Tesoro (ONT) en virtud de que previamente Pdvsa lo descontó como regalía en especie».

Pero las condiciones financieras y fiscales para Pdvsa se endurecieron a partir del 1 de enero de 2010. El punto de cuenta explica que a partir de esa fecha, «por instrucción del Ejecutivo nacional, Pdvsa asumió directamente el pago de los Fondo I y II, sin utilizar el esquema de considerar esos barriles como pago de regalías en especie. Por ello, los excedentes de las cuentas debían ser retornados a Pdvsa para el pago de la regalía y el impuesto de extracción; así como para cubrir parte de los costos de producción y refinación de esos barriles».

El despacho de Energía asevera que Pdvsa asumió toda la carga financiera por el pago de la deuda de Venezuela con la República Popular China.

En el escenario actual, con un Fondo II y el Fondo de Gran Volumen (acordado en 2010, por 20.000 millones de dólares a 10 años, con un suministro de 200 mil barriles al día) y la renovación del Fondo I, el compromiso de despacho de crudo suma 430 mil barriles diarios. El Menpet indica que al primer trimestre de 2011 Pdvsa despachó 419 mil barriles diarios «lo que representa una carga muy pesada, que requiere una solución estructural».