miércoles, 16 de noviembre de 2011

El exsenador Luis Alberto Gil Castillo fue inhabilitado políticamente por 20 años

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

En segunda instancia, Luis Alberto Gil Castillo, exmiembro del congreso de Colombia, fue condenado a una inhabilitación política por 20 años, lo que prácticamente lo saca del juego político. Las causas son sus estrechas relaciones y colaboraciones mutuas con grupos paramilitares, durante el ejercicio de sus funciones como senador de la República.

El Espectador

El procurador General, Alejandro Ordóñez, confirmó en decisión de segunda instancia la sanción disciplinaria consistente en destitución e inhabilidad por 20 años en contra del exsenador Luis Alberto Gil Castillo, por promover y auspiciar grupos paramilitares en el departamento de Santander.

En su decisión, el Ministerio Público se señala que Gil “promovió y auspició” grupos paramilitares cuando se desempeñó como senador de la Republica en los periodos 2002-2006 y 2006-2010 con el fin de obtener beneficios políticos de cara a las elecciones en esas dos votaciones.

Se sostiene en el fallo que excongresista tuvo vínculos con el comandante del Bloque Central Bolívar de las autodefensas, Iván Roberto Duque Gaviria, alias ‘Ernesto Báez, en lo que llaman “una relación personal motivada en los intereses particulares que cada uno de ellos perseguía, lo cual se concretó en diversos encuentros y reuniones”.

De acuerdo con la investigación, a uno de esos encuentros fueron convocados por el entonces senador Gil los concejales del municipio de Barrancabermeja, integrantes del Movimiento Alternativo Regional, MAR, en el periodo 2001-2003, en zona rural del Municipio de Puerto Berrío, Antioquia.

El objeto de dicha reunión, en la que participó Iván Roberto Duque Gaviria, alias ‘Ernesto Báez’, fue solicitar el apoyo de los concejales para favorecer la pretensión de Gil Castillo y conformar una lista de su movimiento Convergencia Ciudadana.

En la decisión que confirma el fallo única instancia proferida el 6 de julio de 2011, el procurador indicó que “las alianzas mencionadas por el ex senador Gil Castillo, principalmente con diputados de la región del Magdalena Medio no logran explicar el crecimiento desbordado de su caudal electoral sin el apoyo o intervención del paramilitarismo”.

El exsenador afronta la recta final de su proceso en la Corte Suprema de Justicia por el delito de concierto para delinquir agravado por sus presuntos nexos con grupos paramilitares.