viernes, 18 de noviembre de 2011

Cárcel para la expresidenta filipina Gloria Macapagal Arroyo por fraude electoral

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

La orden de arresto ha sido emitida luego de que el Tribunal Supremo rechazara una moción del Gobierno para que se prohibiera su posible salida al extranjero.

Informa así El País

La expresidenta Gloria Macapagal Arroyo ha sido puesta bajo custodia policial en un hospital de Manila, tras ser acusada formalmente por la Comisión Electoral de fraude en los comicios legislativos de 2007. El delito imputado a Arroyo se condena con hasta 40 años de prisión, según contempla la legislación del país.

Al menos tres agentes entraron la clínica de Saint Luke, en la que está hospitalizada Arroyo, y ejecutaron la orden emitida por el Tribunal Regional de Pasay, en Manila. De momento, la acusada, de 64 años, queda bajo custodia policial en ese centro hospitalario donde se recupera de una reciente operación de la columna vertebral y de un problema en la glándula tiroides.

Un tribunal filipino emitía esta mañana una orden de arresto contra la expresidenta por supuesto fraude poco después de que el Tribunal Supremo rechazara una moción del Gobierno para que se le prohibieran los viajes al extranjero.

«Tras determinar que existe una probable causa, el tribunal ha emitido una orden de arresto contra la acusada», ha declarado un miembro del tribunal a los periodistas. Las personas encausadas por fraude electoral no tienen derecho a libertad bajo fianza.

Arroyo tenía previsto viajar este mismo viernes a Singapur para someterse a tratamiento médico, poco después de que el Supremo rechazara una moción del Gobierno para impedirle los viajes al extranjero y determinara, por tanto, que la exmandataria es libre para salir de Filipinas.

El Supremo ha ordenado también a la ministra de Justicia, Leila de Lima, que explique en un plazo máximo de diez días por qué desacató una decisión del propio tribunal.

El pasado martes, las autoridades impidieron salir del país a la exmandataria y a su marido, José Miguel Arroyo, a pesar de que el Tribunal Supremo había ordenado que se levantase la prohibición de viaje que pesaba sobre ellos por presunto fraude electoral.