martes, 22 de noviembre de 2011

Obama insta a los republicanos a aprobar su plan de fomento de empleo

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

 

 

El presidente de EEUU, Barack Obama, urgió este martes a la oposición republicana a aprobar su plan de fomento del empleo y especialmente la prórroga de las rebajas fiscales para la clase media, al día siguiente del fracaso de las negociaciones bipartidistas sobre la reducción del déficit del país.

Informa así El Mundo

En una gira política por Manchester (Nuevo Hampshire), Obama volvió a echar la culpa de la situación a los republicanos, que no sólo impidieron el acuerdo en el llamado “supercomité” sobre el déficit, sino que “se niegan siquiera a debatir“, según él, el plan para la creación de empleo.

Un elemento de ese plan es la prórroga de la rebaja de las retenciones fiscales sobre las nóminas, rebaja que expira a finales de año y que, de no autorizarse, supondría un aumento impositivo medio para los estadounidenses de 1.000 dólares en 2012, en el peor momento porque la economía no termina de despegar.

Los republicanos, partidarios entusiastas de la reducción de impuestos, se niegan a aceptar el plan de empleo de Obama, incluida esa medida, porque para financiarlo se prevé un aumento de la imposición sobre los más ricos.

“Hay en el país un profundo sentido de frustración”, declaró el presidente durante un discurso en una escuela de Manchester.

“Éste es un país donde se supone que uno cosechará los frutos del trabajo duro y la responsabilidad”, agregó.

Obama dijo que los republicanos, que tienen mayoría en la Cámara de Representantes, rehúsan un aumento de los impuestos.

El “supercomité”, integrado por seis republicanos y seis demócratas, fue resultado del pacto que en agosto pasado impidió que Estados Unidos cayera, por primera vez en su historia, en un cese de pagos de su deuda, que era entonces de 14,3 billones de dólares.

El déficit de EEUU era al final del periodo fiscal que acabó el 30 de septiembre de 1,29 billones de dólares, el 8,7 por ciento del PIB.

El acuerdo dio plazo hasta este miércoles para que ese comité parlamentario especial buscara la manera de reducir en 1,2 billones de dólares el déficit en la próxima década. La falta de un acuerdo activará recortes automáticos a partir de 2013.

En su discurso de hoy, cuando falta menos de un año para las elecciones en las que Obama se presentará a un segundo mandato, el presidente dijo que “llevará un poco de tiempo” antes de que la situación económica mejore en Estados Unidos, e instó al Congreso a que apruebe su plan para la creación de empleos.

El presidente ha propuesto un programa de unos 487.000 millones de dólares para proyectos de infraestructura y el apoyo a estados y localidades en el mantenimiento de servicios públicos tales como policía, bomberos, hospitales y escuelas.

Los republicanos, arrastrados por la minoría militante del movimiento ciudadano Tea Party, se oponen a cualquier consideración de más programas gubernamentales o de mayores impuestos para la minoría más acaudalada.

El fracaso del “supercomité” ha acentuado la pelea partidista y los intercambios de acusaciones entre republicanos y demócratas, pero está teniendo escaso impacto en los mercados.

Algunos comentaristas políticos celebraron el fracaso y señalaron que un “supercomité”, con atribuciones sobre las finanzas, no tiene sustento constitucional y contraviene el proceso democrático por el cual los representantes elegidos por los votantes son quienes toman las decisiones.

Si se llevasen a cabo los recortes automáticos de gastos el mayor perdedor será el Pentágono, que encara la reducción de hasta 600.000 millones de dólares en su presupuesto, abultado durante la última década para las dos guerras, en Irak y Afganistán.

Los republicanos, que aceptaron en agosto los recortes automáticos como incentivo para que el “supercomité” negociara acuerdos, ahora acusan a Obama de debilitar la defensa nacional.

Pero buena parte de la reducción del gasto militar provendrá del final de la operación estadounidense en Irak cuando concluya este año y la reducción gradual de la presencia castrense en Afganistán.

La incapacidad del “supercomité” para negociar acuerdos entre las posiciones extremas de demócratas y republicanos posterga la necesaria disminución del déficit hasta después de la elección presidencial de 2012.

Foto: Getty