miércoles, 23 de noviembre de 2011

Josef Ackerman, presidente del Deutsche Bank, estuvo “cara a cara” con los “indignados” alemanes

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Se trata de uno de los banqueros con más poder en Europa. En una conferencia en Hamburgo debió “enfrentar” a los indignados, quienes pidieron al ejecutivo no dar lecciones de responsabilidad y moralidad. Hubo temor en la audiencia, mientras otros gritaron a los activistas: “son basura”.

El Mundo tiene a información:

Josef Ackermann, el presidente del Deutsche Bank, quizá el banquero con más poder en Europa, lleva una semana de gira por los ‘Länder’ (Estados federados) pidiendo que se siga presionando a los países de la eurozona con un alto nivel de deuda para que cumplan sus tareas presupuestarias.

Anoche, en Hamburgo, hablaba ante un grupo de 400 respetables comerciantes sobre la importancia moral de la responsabilidad en las relaciones europeas cuando un grupo de indignados tomó el escenario acusándole a gritos de cinismo. “¿Tú quieres darnos lecciones de moral y sobre responsabilidad?”, proclamaba, envenenado, un chaval tras la máscara de Guy Fawkes.

En la sala cundió el pánico y algunos de los espectadores huyeron. Otros se enfrentaron verbalmente con los indignados: “¡Sois basura!”. Mientras, otro grupo corría de un lado para otro. “¡Oh Dios! ¡Oh Dios!”, gritaba una señora.

Ackermann mostró un gesto dolido, pero mantuvo la calma y, con aplomo, dijo estar dispuesto a debatir allí mismo y el tiempo que hiciera falta con los asaltantes con la única condición de que diesen la cara y se quitasen la máscara.”Yo soy más valiente que todos vosotros juntos”, se defendió.

Acusaciones

Durante los siguientes minutos se produjo un enfrentamiento verbal a trompicones en el que los indignados acusaban a Ackermann de haberliderado la internacionalización de la inversión de riesgo del mayor banco alemán.

Asimismo, le recriminaban haberse pringado en las ‘subprime’ hasta el cuello y le arrojaban a la cara las acusaciones de complicidad en los enjuagues que llevaron al hundimiento del Grupo Kirch, formuladas por la Fiscalía de Múnich.

“Difusas y sin sustancia”, devolvía la pelota el banquero, antes de que la escena terminase cuando el personal de seguridad, desoyendo las órdenes de Ackermann sobre el terreno, desalojó a los manifestantes.

“En muchos cursos de retórica me han explicado que no se debe reaccionar nunca ante este tipo de situaciones, pero ahora, a mis 64 años, por fin he tenido la oportunidad de comprobarlo en la práctica”, se despidió el presidente de Deutsche Bank.

Foto: EFE