viernes, 25 de noviembre de 2011

Condenado a siete años de cárcel por simular durante una década que era tetrapléjico

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Durante casi una década, Mohamed Bouzalim recibió 66.000 libras anuales de los servicios sociales británicos por su tetraplejia. La subvención se acabó el año pasado, cuando en una inspección en su casa se descubrió que todo era una farsa. Ahora, un juez acaba de condenarlo a seis años y 11 meses de prisión.

Informa así El Mundo

Mohamed Bouzalim, de nacionalidad marroquí, llegó a Reino Unido en 2001. Según el Daily Mail, inicialmente pidió asilo político en el país haciéndose pasar por un afgano cuyo padre había sido ejecutado por los talibán. Se hizo llamar Mohamed Amir Hussini.

Tras conseguir asilo, construyó su gran farsa bajo esa identidad ficticia, según se relató durante el juicio. Solicitó ayuda de los servicios sociales, esgrimiendo que sufría la parálisis de sus cuatro extremidades y necesitaba asistencia las 24 horas del día.

En total, Bouzalim y sus tres hermanos (que ejercían de supuestos cuidadores, según Sky News) recibieron casi 400.000 libras de diversos organismos públicos: Camden Council, el Departamento de Trabajo y Pensiones y del Independent Living Fund.

Y mientras el falso Mohamed Amir Hussini recibía estas sumas y una casa especialmente adaptada para él en el londinense barrio de Candem, el condenado asistía a dos universidades (una de ellas en un quinto piso sin acceso para discapacitados), aprobó el examen de conducir e iba al gimnasio, todo bajo su verdadero nombre.

La farsa terminó el año pasado con una inspección de la agencia de inmigración del gobierno británico. En su casa se encontraron con suficientes pruebas como para pensar que la incapacidad de Bouzalim era simulada.

Entre ellas, un vídeo casero en la que el hombre bailaba aparentemente sin ningún problema en su propia boda, celebrada en 2009. Asimismo, algunos dispositivos que le habían facilitado los servicios sociales para lidiar con su incapacidad (como una rampa para la silla de ruedas) estaban todavía empaquetados.