viernes, 2 de diciembre de 2011

Embajadora de EEUU ante la CDH pide al presidente sirio que “se aparte del camino”

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Varios países pidieron al presidente de Siria, Bashar al Assad, poner término a la represión en su país, durante una sesión especial del Consejo de Derechos Humanos (CDH) de la ONU.

La embajadora estadounidense fue más categórica y pidió a Bashar “apartarse del camino”. Qatar, Arabia saudita, Kuwait y México han expresado sus críticas al régimen sirio. Pero Rusia denunció que el conflicto es alimentado por fuerzas externas mientras que en América Latina, los países del Alba denunciaron que no quieren que se repita en Siria lo mismo que en Libia.

La Crónica de Hoy

Estados Unidos llamó hoy al presidente de Siria, Bashar al Assad, a reconocer que es momento de poner fin a la represión en el país y “apartarse del camino”, durante la sesión especial del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas (ONU). La embajadora estadunidense Eileen Chamberlain Donahoe dijo que “llegó la hora de poner fin a las flagrantes violaciones de derechos humanos de su pueblo y de apartarse del camino para que Siria pueda llevar a cabo una transición pacífica y democrática”.

El representante de Qatar, Khalid Fahad Al-Hajri, pidió por su parte al gobierno de Damasco que actúe de manera “racional” dada la secuencia de eventos en el país para evitar que el conflicto “se internacionalice”.

El embajador de Arabia Saudita, Abdulwahab Abdulsalam Attar, demandó al mandatario sirio “detener el derramamiento de sangre y que vuelva a la razón”, y renovó el llamado para que “den muestras de sabiduría” con el fin de asegurar la paz en la región.

El embajador de Kuwait, Dharar Abdul-Razzak Razzooqi, instó a Siria a escuchar las demandas de la Liga Árabe, que entre otras recomendaciones sugiere el envío de observadores internacionales, y urgió al gobierno a cooperar “antes de que sea demasiado tarde”.

El representante de México ante organismos internacionales, Juan José Gómez Camacho, dijo que el informe de la Comisión de Investigación de la ONU “refuerza la evidencia de que el ejército, las fuerzas de seguridad y las fuerzas paramilitares de Siria habrían cometido graves violaciones desde marzo (pasado)”.

“Las conclusiones del informe perfilarían elementos de conductas criminales como ejecuciones sumarias, detenciones arbitrarias, desapariciones forzadas y tortura, incluyendo serias violaciones cometidas contra menores y violencia sexual”, indicó Gómez Camacho.

“En este sentido, compartimos la preocupación reflejada en el informe por la posible comisión de crímenes de lesa humanidad”, añadió.

Los países de la Alianza Bolivariana para las Pueblos de América (Alba), formada por Cuba, Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua, en una declaración conjunta manifestaron su preocupación de que “se repita en Siria el mismo procedimiento de injerencia aplicado por las potencias extranjeras en Libia”.

El embajador de Rusia, Valeri Loshinin, denunció por su lado que “el conflicto es alimentado por fuerzas del extranjero” y que son “grupos extremistas y terroristas mantenidos con dinero y armas del exterior” quienes provocan la inestabilidad en Siria.

Rusia se manifestó en contra de una injerencia ilegítima de fuerzas del exterior, “incluso bajo el pretexto de proteger a la población civil”.

La injerencia en Siria, en opinión del representante de Moscú, se convertiría en “una catástrofe de consecuencias imprevisibles”.

Foto: commons.wikimedia.org