lunes, 5 de diciembre de 2011

La Cámara de los Comunes aprobó la polémica Ley C-10 sobre justicia criminal

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:

Tal como estaba previsto, el proyecto de ley omnibus C-10 sobre la justicia criminal fue aprobado por la Cámara de los Comunes este lunes. Los 157 diputados conservadores presentes votaron a favor, mientras que 127 neoliberales, liberales y bloquistas votaron en contra.

La ley ahora será encaminada hacia el Senado. Como los conservadores allí son también mayoría, el instrumento legal atravesará sus etapas de aprobación sin mayores dificultades.

El gobierno había impuesto la política del bâillon -aprobación sin mayores discusiones, los diputados del partido votan todos por el mismo proyecto- en tres diferentes oportunidades con este mismo dispositivo legal.

Los conservadores habían prometido en la pasada campaña electoral adoptar nuevos dispositivos sobre el código penal en un plazo no mayor de 100 días después de las elecciones generales.

Circulaban rumores que en el Senado también se aplicaría el bâillon, pero según un portavoz del Partido Liberal, los conservadores no habrían hasta hoy comunicado su intención a sus representantes en la Cámara Alta.

Pero esta mañana el ministro de Justicia, Rob Nicholson, expresó una vez más su apoyo al proyecto de Ley C-10 poco antes del voto final en los Comunes y aprovechó para «pedir con insistencia al Senado adoptar el proyecto de ley lo más pronto posible».

«No es tiempo de discutir. Es el tiempo de actuar«, declaró el ministro. Y luego agregó: «Los canadienses votaron a favor de esto en el momento que nos eligieron gobierno mayoritario y vamos a cumplir las promesas que hemos hecho».

El indicado proyecto C-10 fue muy mal recibido por Quebec. El ministro de Justicia Jean-Marc Fournier se desplazó hacia Ottawa en dos oportunidades para expresar los puntos de vista de la provincia sobre este instrumento legal. El ministro regresó a Quebec sin haber logrado haberse reunido con el ministro federal Nicholson.

El proyecto de Ley C-10 prevé penas de prisión aún más severas que las existentes para los traficantes de drogas y agresores sexuales contra niños. Incluye también periodos de encarcelamiento más largos para los jóvenes que cometen delitos violentos.

La Ley C-10 agrupa nueve proyectos de ley introducidos en el pasado por el gobierno conservador  y ha sido uno de los proyectos legislativos más polémicos este otoño.

Fuente: La Presse 

Foto: canada.com