jueves, 8 de diciembre de 2011

El BCE baja las tasas de interés pero descarta la posibilidad de comprar bonos

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

BCE baja las tasas de interés pero descarta la posiblidad de compra de bonos

El ente emisor rechazó la posibilidad de ampliar su programa de compra de bonos de los países que están bajo presión para financierse. El instituto alcanza con la nueva baja de los tipos el mínimo histórico de la era euro, el mismo que tuvo entre mayo de 2009 y marzo de 2010.

El País tiene la información:

El Banco Central Europeo ha cumplido con parte de las expectativas y ha vuelto a bajar las tasas de interés por segundo mes consecutivo en otro cuarto de punto hasta el 1%, con lo que repite el mínimo histórico de la era euro que ya tocó en entre mayo de 2009 y marzo de 2010. Este descenso del precio que cobra el instituto emisor por alquilar el dinero tiene como objetivo evitar los cada vez mayores riesgos de recesión que acechan a Europa, que está ya a medio camino de una década perdida. Pero no solo, ya que también ha anunciado medidas para ampliar su barra libre de liquidez con vistas a atajar las tensiones en la banca europea, que son tan insoportables como las del mercado de deuda pública, en donde no ha habido novedad.

En este apartado, el instituto emisor ha rechazado la posibilidad de ampliar su su programa de compra de bonos de los países bajo presión para financiarse. Así, ha descartado una de las opciones barajadas para sortear las restricciones legales que tiene el BCE para acudir en ayuda de los países como sería un eventual crédito puente al FMI. Según ha argumentado Draghi, el mandato del instituto emisor es controlar precios y «no financiar Estados». Eso sí, pese a que a la posible solución a las turbulencias que atraviesan los mercados de deuda no llegará del lado del Banco Central, ha advertido de que «no tiene ninguna utilidad especular con la ruptura del euro».

Sobre el panorama macroeconómico que afronta Europa, según ha advertido el presidente del instituto emisor, Mario Draghi, los riesgos a la baja para el crecimiento siguen aumentando. De hecho, ha reducido su horquilla de previsiones sobre la evolución del PIB en 2012 hasta un rango de entre el -0,4% (recesión) y el 1%. Para el siguiente año augura un crecimiento que se sitúa en una amplia banda que va del 0,3% al 2,3%. Por el lado de la inflación, que sí es el principal mandato del BCE, ha confirmado que las tensiones sobre los precios se mantienen moderadas.

Para aliviar la delicada situación de los bancos también ha anunciado dos subastas extraordinarias de liquidez a 36 meses, por encima del plazo actual, sin límites en cuanto al dinero que se va a facilitar. La primera tendrá lugar el 21 de diciembre. El tipo de interés será la media de los tipos de interés oficiales aplicables durante la vida de los préstamos. En ellas, ha explicado Draghi, aplicará recortes menores a la valoración de los activos que se presenten como garantía para captar fondos. El mínimo pasa a ser el de activos titulizaciones con calificación A cuando hasta el inicio de los problemas solo admitía activos AAA, que equivale a la máxima calidad posible.

Junto esta ampliación de la barra libre de liquidez, la autoridad monetaria flexibiliza temporalmente las condiciones de las garantías que deben aportar las entidades para pedir dinero prestado al BCE a partir de mediados de enero. En concreto, admitirá que los préstamos a clientes de las entidades una vez sean analizados por los bancos nacionales y se constate que no son morosos.

Por otra parte, junto a la rebaja de tipos, que no ha sido unánime, ha reducido el interés que abona por los depósitos que hacen los bancos hasta el 0,25% con el objetivo de, al rebajar la rentabilidad de esta opción, disuadirles de dejar sus fondos fuera del mercado. Con ello, quiere aumentar el dinero en circulación con vistas a reactivar los préstamos a las familias y empresas. El grifo del crédito se ha cerrado por la extrema sequía en el mercado interbancario, en el que las entidades solían prestarse dinero cuando el sistema funcionaba con normalidad.

La reacción de los inversores a las nuevas medidas del BCE, que cumplen las expectativas de los mercados, ha sido la de disparar las compras de los valores vinculados a la zona euro tanto en la renta variable como en la fija. Gracias a ello, las Bolsas han consolidado las subidas de forma generalizada, el euro se ha recuperado frente al dólar y, en la deuda, las primas de riesgo de los países bajo presión han cambiado de tendencia y se han reducido. No obstante, la alegría ha durado poco, hasta que Draghi ha advertido de que fue malinterpretado en el Parlamento Europeo. De hecho, se ha visto sorprendido por la lectura que hicieron los medios de lo que dijo. En su intervención ante la Eurocámara, el presidente del instituto emisor insinuó que si los Gobiernos de la eurozona dan pasos hacia un estricto pacto fiscal que imponga disciplina a la alemana, el BCE podría abrir fuego en el mercado de deuda para quitar tensión a los países más necesitados.

De momento, sin embargo, pese a haber cumplido las expectativas sobre los tipos y las facilidades de liquidez, no habrá más compras de bonos en el secundario para aliviar la presión contra los Estados con problemas de financiación. Tal y como ha recordado Draghi en su segunda intervención como presidente del BCE tras el consejo de Gobierno mensual del organismo, el programa no puede ser «eterno ni infinito».

 Foto: Reuters