domingo, 11 de diciembre de 2011

El número dos de Cameron dice que el primer ministro «jugó mal sus cartas»

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Cameron se queda solo

«No creo que sea bueno para el empleo…no pienso que sea bueno para el crecimiento, ni pienso que sea bueno para los hogares del país», advirtió Nick Clegg, viceprimer ministro del país.

El Mundo lo reportó así:

El desplante europeo de David Cameron amenaza con dinamitar desde dentro su propia coalición de Gobierno en el Reino Unido. El viceprimer ministro y líder de los liberal-demócratas, Nick Clegg, ha expresado su «agria decepción» por el resultado de la cumbre de Bruselas y ha calificado al propio Cameron como «el hombre solitario de Europa».

Pese a arropar públicamente y en primera instancia al primer ministro, Clegg ha decidido desmarcarse claramente con unas declaraciones que recoge ‘The Independent’: «Hay un peligro real que el Reino Unido acabe aislado y marginado dentro de la Unión Europea».

«No creo que sea bueno para el empleo, en la City o en otra parte. No pienso que sea bueno para el crecimiento, ni pienso que sea bueno para los hogares del país», advirtió en la BBC Clegg.

El Reino Unido fue el único de los 27 países de la Unión Europea (UE) que se negó a apoyar un pacto fiscal para resolver la crisis en la zona euro debido a que no se aceptaron las salvaguardas que pedía para la City de Londres, centro financiero del país.

Causa común

Aunque esas salvaguardas, que, según el Gobierno, eran meramente técnicas, habían sido acordadas previamente por los socios de la coalición, Clegg afirmó hoy que Cameron jugó mal sus cartas y debería «haber vuelto con algo» para mostrar al Parlamento.

Clegg hizo causa común con Cameron en vísperas de la reunión en Bruselas y ejerció como negociador antes varios países europeos.Aparentemente respaldó al primer ministro cuando amenazó con ejercer el veto si no se daban las mencionadas salvaguardas a instituciones financieras de la City. Pero Clegg estaba convencido de que en última instancia habría un compromiso y no iba a hacer falta llegar a ese extremo.

Mientras Cameron era recibido y aclamado como un héroe por los ‘tories’ a la vuelta de Bruselas, Clegg no ha tenido más remedio de que alinearse con las voces destempladas del Partido Liberal-Demócrata, de claro tinte europeísta (partidario incluso en su día de entrar en la zona euro).

Intereses financieros

Los liberal-demócratas tienen cinco ministros empotrados en la histórica coalición de Gobierno y no se descarta que pudiera haber dimisiones en los próximos días. Quien más ha criticado abiertamente a Cameron ha sido precisamente el ministro de Comercio, Vince Cable, que le culpó de «poner los intereses financieros de la City por delante la economía británica».

El eurodiputado liberal-demócrata Chis Davies ha acusado incluso a Cameron de «traicionar a Gran Bretaña con su postura xenófoba». «Pagaremos muy caras las consecuencias», advirtió por su parte el ex líder del Partido Liberal-Demócrata Paddy Ashdown.

«Ha sido un día negro para Gran Bretaña y para Europa», terció por último el influyente Lord Matthew Oakeshott, recordando al trayectoria europeísta de los liberal-demócratas. El propio Nick Clegg recogió el envite y advirtió a los ‘tories’: «No es el momento para estar frotándose las manos».

Referéndum para salir de la UE

Los conservadores planean sin embargo cerrar ruidosamente filas el lunes, cuando está prevista la comparecencia de David Cameron en la Cámara de los Comunes para explicar lo ocurrido en Bruselas. Los ‘tories’ han convocado su propia reunión interna para reclamar la repatriación de poderes y allanar el camino a la convocatoria de un referendum para la salida de la UE.

Si el rechazo de Cameron durante la cumbre de Bruselas suscita cada más críticas en el seno del Gobierno de coalición con los liberal-demócratas, la mayoría de la población (un 62%) lo apoya, según un sondeo publicado hoy por el ‘Daily Mail’.