viernes, 16 de diciembre de 2011

Duelos entre ingleses e italianos destacan en los octavos de la Liga de Campeones

Publicado en:
Deportes
Por:
Temas:

Cuadro Octavos de Final Liga de Campeones

El Barcelona y el Real Madrid se batirán contra el Bayern Leverkusen y el CSKA de Moscú respectivamente. Nápoles-Chelsea y Milán-Arsenal, los duelos más llamativos.

Informa así El País

Barça y Madrid, dos de los máximos favoritos de la Champions, junto con el anfitrión Bayern de Múnich, evitaron a los adversarios más difíciles en el sorteo de los octavos de final de la Liga de Campeones. Los azulgrana se medirán al Bayern Leverkusen y los madridistas al CSKA de Moscú mientras que el rival del Bayern será el Basilea. Las demás confrontaciones se presentan muy abiertas, especialmente las que enfrentarán al Nápoles con el Chelsea, el Milan con el Arsenal y el Zenit con el Benfica, mientras que el Inter parte con ventaja respecto al Marsella y el Lyon por lo que se refiere al Apoel. Los pronósticos, de todas maneras, pueden variar porque los partidos se disputarán a finales de febrero y primeros de marzo, y el estado de forma de los equipos puede ser diferente a la actual.

Acaso el CSKA tiene un mayor grado de dificultad, por el desplazamiento, por el frío invernal y también porque tiene dinamita, adversidades a tener en cuenta para el Madrid, muy superior al equipo ruso. También le pintan bien las cosas al Barça, a pesar de que le cuesta reengancharse al torneo. Alguno de los peores partidos del equipo de Guardiola se han producido en la ida de los octavos: ya ocurrió en Lyon, Stuttgart y en la última edición con el Arsenal. El buen momento de los equipos alemanes, sobre todo ofensivamente, exigirá una buena versión del Barcelona. A los representantes españoles, en cualquier caso, les interesaba evitar sobre todo a los italianos, Milan y Nápoles para el Madrid, y Nápoles para el Barcelona, incluso después de la goleada que le endoso en el trofeo Gamper: 5-0.

Eliminados los dos equipos de Manchester, el United y el City, y también el Oporto, Borussia Dortmund, Ajax y Shakthar Donetsk, el sorteo tenía pocas aristas para los cabeza de serie, especialmente para quienes son los máximos candidatos a disputar la final en el Allianz Arena de Múnich el 19 de mayo. Y es que de entre los posibles rivales de los cabeza de serie solo dos han ganado la Copa de Europa: Marsella y Milan, mientras que otros cuatro han conquistado la Europa Liga o antigua Copa de la UEFA: Zenit, CSKA, Nápoles y el propio Bayer, finalista también de la Champions en 2000 contra el Madrid y ahora segundo del grupo de la Champions por delante del Valencia. El mayor interés estará seguramente en el duelo inglés-italiano: Nápoles-Chelsea y Milan-Arsenal.

Olympique Lyon-Apoel. Acusado de amaño, el Lyon pasó ronda tras una goleada de arrea al Dinamo de Zagreb. Tiene a Gomis en la punta de ataque, a Källstrom como organizador y a Lloris en la portería. Poco más, un equipo venido a menos con los años que tiene la fortuna de batirse con la teórica cenicienta, con el Apoel de Nicosia, que tiene a Ailton y Solari en el frente como estandartes, pero pocos futbolistas referentes en el panorama internacional.

Nápoles-Chelsea. Duelo por todo lo alto. El Nápoles tiene un ataque vertiginoso con Cavani y Lavezzi y el Chelsea, en pleno proceso de regeneración, impulsado por el técnico Villas-Boas, parece recobrar el color con un plantel repleto de figuras.

Milan-Arsenal. El otro enfrentamiento eléctrico. El Milan tiene problemas defensivos, pero puede armar un contragolpe demoledor, casi siempre punteado por Ibrahimovic. El Arsenal, con un juego de toque, persigue recuperar el crédito a través del pie de Arteta y los goles de Van Persie.

Basilea-Bayern Múnich. Es el conjunto suizo una sorpresa, con Shaqiri como referente, extreme dinámico y rompedor, además de Strellere y Frei en el área rival. El Bayern, anfitrión de la final, ha recuperado su mejor versión esta temporada y es un equipo poderoso e intimidatorio que, sin embargo, no tiene mucho fondo de armario y no se puede permitir lesiones inoportunas.

Zenit-Benfica. El conjunto ruso paga bien y tiene a jugadores importantes como Danny y Bruno Alves, además del producto nacional como Kerzhakov y Faizulin. Una mezcla que de momento funciona de maravilla y que pondrá a prueba al Benfica de Aimar y Javi García, que confeccionan el fútbol en la sala de máquinas, y de Nolito, Cardozo y Saviola, que lo finiquitan en la portería contraria.

O. Marsella-Inter. Un gol de Valbuena a última hora valió para que el OM realizara el milagro de clasificarse para octavos, para que la inversión de este curso valiera la pena. Los hermanos Ayew, Lucho, Diarra y Mandanda bajo palos hacen un equipo competitivo que pondrá en jaque las debilidades del Inter, denostado en la Serie A y con serios problemas en defensa y en el remate.

Foto: AP