viernes, 16 de diciembre de 2011

Japón asegura que ha estabilizado la central de Fukushima

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Japón asegura que ha estabilizado la central de Fukushima

Los técnicos colocan los reactores de la central nuclear en parada fría. Es un paso más para clausurar la planta y levantar la orden de evacuación de la población.

Informa así El País

Japón asegura que ha cumplido una etapa clave en la lucha contra la peor crisis atómica que ha sufrido el mundo desde Chernóbil (1986). El primer ministro, Yoshihiko Noda, ha anunciado hoy que los técnicos han colocado los reactores de la central nuclear de Fukushima 1 en parada fría, un paso imprescindible antes de continuar el largo proceso para clausurar la planta y levantar la orden de evacuación de la población en vigor.

“Los reactores de la central nuclear de Fukushima 1 han alcanzado el estado de parada fría. Ahora que hemos logrado estabilizarlos, una gran preocupación de la nación ha sido resuelta”, ha asegurado Noda, informa Associated Press. El primer ministro ha añadido que espera que las condiciones mejoren rápidamente para que la gente desplazada pueda regresar a sus casas cuanto antes, pero ha advertido que “quedan muchos temas” por resolver. “Nuestra batalla no ha terminado”.

La parada en frío significa que el sistema de refrigeración de los reactores está a presión atmosférica y el núcleo se encuentra a una temperatura inferior a 100 grados centígrados, lo que imposibilita que se produzca un recalentamiento y una reacción en cadena. Uno de los objetivos declarados desde hace meses por Tepco –la empresa propietaria de la central- era llevar la instalación a ese estado antes de fin de año. Tras meses de esfuerzos, la temperatura del agua en los reactores cayó por debajo del punto de ebullición en septiembre, pero Tepco ha sido precavida y ha esperado a ver que las temperaturas y la cantidad de radiación que continúa escapándose son estables antes de declarar cumplido el objetivo. El Gobierno dice que la radiactividad emitida en la actualidad en torno a la central es igual o menor a 1 milisievert por año, el equivalente al límite legal de exposición para un ciudadano antes de que comenzara la crisis.

Fukushima 1, situada 240 kilómetros al norte de Tokio, resultó gravemente dañada por el terremoto y el tsunami que devastaron la costa noreste de Japón el pasado 11 de marzo. Aunque el desastre natural provocó alrededor de 20.000 muertos y desaparecidos, la emergencia nuclear no causó ninguna muerte de forma directa; pero forzó la evacuación de decenas de miles de personas, como consecuencia de las fusiones registradas en los reactores y las fugas radiactivas.

Largo proceso

La parada en frío marca el fin de la segunda fase en el largo camino hacia el cierre completo de la central. La primera fase –la refrigeración estable de los reactores y las piscinas de combustible usado- fue anunciada en julio. Ahora, comienza la tercera etapa: la intensificación de las labores de limpieza y descontaminación y el desmantelamiento seguro de la planta, algo que los expertos creen que podría llevar hasta 40 años.

Las autoridades podrán discutir también ahora si permiten a algunos de los evacuados regresar a las áreas menos contaminadas, aunque la zona de exclusión de 20 kilómetros alrededor de la central se prevé que permanezca durante años. La crisis obligó a desplazar a más de 80.000 personas, y ha forzado la revisión completa de los planes de generación eléctrica de origen nuclear en Japón.

Algunos expertos afirman que Tepco aún debe determinar cuál es el estado exacto del combustible fusionado dentro de los reactores y estabilizar el sistema de refrigeración provisional que está siendo utilizado, que tiene que gestionar las decenas de toneladas de agua contaminada que se han acumulado en la central.

Tepco pretende comenzar a extraer las barras de combustible atómico no dañadas de las piscinas de combustible usado el año que viene. Sin embargo, la recuperación del combustible que se ha fundido en los reactores probablemente no pueda empezar antes de 10 años. Algunos expertos dicen que podría ocurrir que no se pueda extraer el combustible y haya que cubrir los edificios con un sarcófago de hormigón.

El Ministerio de Medio Ambiente ha asegurado que puede que haya que descontaminar unos 2.400 kilómetros cuadrados de suelo alrededor de Fukushima 1.

Foto: EFE