martes, 20 de diciembre de 2011

Usuarios de SMS ya superan a quienes llaman a través de sus celulares

Publicado en:
Entretenimiento
Por:
Temas:

Ya hay más usuarios de SMS que de voz

Se trata del primer servicio de datos cuyo número total de usuarios superó al de usuarios de voz. El nivel de uso de SMS más bajo es el de los EEUU, con un 64%, y el más alto el de Alemania, con un 80%. La media de seis países (Australia, Francia, Alemania, Italia, el Reino Unido y los EEUU), ponderada según población, arroja un nivel medio de uso del 71,52% en SMS y el 71,48% en llamadas de voz.

El Economista tiene la información:

Hace tiempo que pronostico la llegada de este día, y por eso he estado muy atento a las cifras a medida que iban apareciendo. Aún así, me ha pillado por sorpresa que ya se haya alcanzado el hito. Ha llegado el momento de dejar de llamar ‘teléfono’ móvil (o celular) a nuestro dispositivo: la aplicación principal de los dispositivos móviles ya no son las llamadas de voz. Y no me refiero a que se descargan muchas aplicaciones ni a que se navega por la web móvil (eso también llegará, pero tiempo al tiempo). El primer servicio de datos cuyo número total de usuarios ha superado al de usuarios de voz son, lo crean o no, los mensajes de texto SMS.

Veamos lo sucedido: la industria moderna de las telecomunicaciones nació en 1978, cuando la japonesa NTT puso en servicio en Tokio la primera red celular de telecomunicaciones móviles del mundo. A los pocos años, varios países más lanzaron sus propias redes celulares de ‘primera generación’, comenzando por los escandinavos, y más tarde incluso los EEUU se apuntaron con el famoso teléfono Motorola que Ameritech vendía en Chicago en 1983.

Sin embargo, el único servicio que se podía utilizar en aquellas primeras redes celulares mediante un teléfono móvil eran las llamadas de voz. Hasta 1991 no llegó el GSM –la primera red digital, que ahora denominamos ‘de segunda generación’ o 2G– de la mano de la operadora finlandesa Elisa/Radiolinja, que fue la primera en incorporar la posibilidad técnica de ofrecer servicios de ‘datos móviles’, el primero de los cuales fueron los SMS. Y si bien algunos ingenieros ya enviaban mensajes a teléfonos móviles desde sus PC, el primer SMS de consumo, entendiendo como tal un mensaje de persona a persona –o de un teléfono móvil a otro– también se produjo en Finlandia, a través de la citada red de Elisa/Radiolinja en diciembre de 1993 (utilizando teléfonos de Nokia, otra de las empresas en las que trabajé antes de abandonar el mundo corporativo y fundar mi gabinete de consultoría, hace ahora 10 años).

Así pues, durante los 14 primeros años, lo único que podíamos hacer eran llamadas de voz. Y tenía sentido llamar a los aparatos ‘teléfonos’ móviles. Pero a finales de 1993 comenzó una transición, y los SMS comenzaron a crecer a escala global, desde un 0% de los ‘usuarios activos’ en noviembre de 1993 hasta alcanzar lo que actualmente considero que es el 83%. Entre los niveles de uso de los SMS en diversos países figuran el 98% de los abonados de telefonía móvil en Finlandia, el 99% en Filipinas, el 91% en China, el 89% en el Reino Unido… Naciones más retrasadas como los EEUU, cuya tasa de adopción de SMS estaba hace muy poco ligeramente por encima del 70%, se han puesto rápidamente al día, y los datos más recientes de Pew referidos a 2011 indican que el 88% de los abonados de móvil de los EEUU también son ya usuarios activos de mensajes de texto SMS, frente al 70% que la misma Pew contaba hace un año. Pero aún hay países que siguen atrás: en Canadá, el nivel se encuentra en el 68%, según la CWTA en 2001.

Pero para que los SMS hayan superado a las llamadas de voz como servicio más utilizado en los móviles, ha sido preciso que tuviera lugar un declive del uso de las llamadas de voz; de lo contrario, los SMS no podrían más que, en el mejor de los casos, ‘empatar’ con las llamadas de voz en un uso del 100%. Y de hecho, hemos asistido a una erosión continuada de las llamadas de voz, sustituidas en buena parte por los SMS, y sobre todo en los mercados y los segmentos de clientes con ingresos más bajos, desde los jóvenes hasta los parados. A lo largo de la pasada década he ido estudiando los datos sobre el uso de voz en países al azar, a medida que se hacían públicas, pero la tendencia se ha mantenido, bajando desde el 100%. En 2009, Lightspeed Research llevó a cabo estudios en tres países importantes: el 11% de los abonados del Reino Unido, el 13% de los de EEUU y el 30% de los de India declaraban que ya no efectuaban llamadas de voz. La tendencia parecía clara, pero en ese momento los niveles de uso de la voz todavía no se habían situado por debajo de los de uso de SMS. Y de hecho, la encuesta de Lightspeed no preguntaba explícitamente por el uso de SMS, sino sólo de voz, de modo que el estudio no servía para comparar.

Por lo tanto, aún no disponíamos de estudios inernacionales sobre el uso de los servicios móviles, que tuvieran en cuenta las poblaciones nacionales y ofrecieran datos sobre el uso de voz y de SMS, permitiéndonos compararlos con la misma metodología.

El panorama ha cambiado esta semana, al recibir el flamante estudio de Ofcom sobre los mercados internacionales de telecomunicaciones. Se ha encuestado a 5.636 consumidores de seis países importantes de tres continentes, utilizando un cuestionario que contenía las preguntas ‘¿utiliza usted SMS en su teléfono móvil?’ y ‘¿utiliza usted llamadas de voz en su teléfono móvil?’. Así pues, por primera vez contamos con indicadores comparables.

Todos los países se encuentran en el ‘mundo industrializado’: Australia, Francia, Alemania, Italia, el Reino Unido y los EEUU. El nivel de uso de SMS más bajo es el de los EEUU, con un 64%, y el más alto el de Alemania, con un 80%. La media de los seis países, ponderada según población, arroja un nivel medio de uso del 71,52% en SMS y el 71,48% en llamadas de voz. Estos porcentajes son ‘per cápita’ y no ‘por abonado’, que es como se suelen expresar los niveles de uso de SMS. Naturalmente, el indicador ‘per cápita’, basado en consumidores humanos reales, es más exacto, puesto que ignora el fenómeno de las personas con varios números de teléfono y varios teléfonos. Y resulta que tenemos una primicia: acabamos de superar el punto de inflexión.

En primer lugar, sobre la medición: para quienes prefieran utilizar las estadísticas ‘por abonado’ en lugar de las ‘per cápita’, las cifras ponderadas según número de abonados aún son más favorables a los SMS: 72,4% frente a 71,5%.

En segundo lugar, si bien los seis países citados sólo representan el 8% de la población del planeta y sólo la mitad de la gente que vive en el mundo industrializado, en el resto de los países existe una fuerte tendencia a favor de la migración hacia los SMS. Sin salir del mundo industrializado, países importantes como Japón y Corea del Sur ya pasaron hace tiempo el punto en que hay más abonados utilizando SMS que llamadas de voz. Y en los mercados del mundo emergente, sobre los que escasean los datos, contamos con el caso de India, indicativo porque hace dos años ya sólo el 70% de los abonados de móvil usaban las llamadas de voz. Desde entonces ese nivel debe de haber caído aún más, y existen estadísticas similares sobre China, Rusia y Brasil.

Por lo tanto, es hora de celebrar que ¡el TELÉFONO móvil ha muerto, larga vida al móvil!. No es sólo que el requisito principal en un móvil sean hoy para mucha gente los mensajes de texto SMS y no las llamadas de voz (lo cual generalmente se produce antes, impulsado por los usuarios adictos al móvil, que descubren los SMS antes que los usuarios más retrasados), sino que ahora mismo, en pleno diciembre de 2011, la transición ya se ha producido en cuanto al total mundial de usuarios de móvil. Iré profundizando en mi análisis de las diversas fuentes de datos y actualizando mi informe estadístico del sector, el TomiAhonen Almanac, donde publicaré mis cifras definitivas sobre usuarios de SMS y de llamadas de voz a finales de 2011. Pero mi estimación preliminar, a primera vista, es que los SMS se encuentran alrededor del 83% y la voz se situará entre el 80% y el 82%.

 Foto: Getty