viernes, 23 de diciembre de 2011

Cuba anuncia indulto a casi 3.000 presos y reformas migratorias para la isla

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Raúl Castro - Indultos y reforma migratoria en Cuba

3.000 presos serán puestos en libertad en Cuba luego de un indulto histórico que anunció el Presidente Raúl Castro este viernes.

Además, anunció cambios en las políticas migratorias para el futuro cercano.

Reporte de AFP:

El presidente cubano Raúl Castro anunció este viernes un indulto sin precedentes por razones humanitarias para casi 3.000 presos, entre ellos 86 extranjeros, sin incluir al estadounidense Alan Gross, y dijo que introducirá «paulatinamente» una reforma migratoria.

Castro, que habló en la clausura de una sesión semestral del Parlamento, no mencionó si el indulto beneficiaría a Gross, condenado a 15 años de prisión bajo cargos de atentar contra la seguridad del Estado cubano, pero poco después la cancillería aclaró que el estadounidense no estaba incluido en la lista.

«El Consejo de Estado (…), en cumplimiento de la política establecida y ante las numerosas solicitudes de familiares y diversas instituciones religiosas, en un gesto humanitario y soberano, acordó indultar más de 2.900 sancionados» cubanos, dijo Castro ante los más de 600 diputados cubanos, que sesionan sólo dos veces al año.

También «manifestamos la disposición de conceder la excarcelación anticipada a 86 ciudadanos extranjeros de 25 países, incluidas 13 mujeres (…) bajo la condición previa de que los gobiernos de sus países de origen acepten la repatriación«, añadió.

«Gross no estará en la lista» de los presos extranjeros que serán indultados, dijo Josefina Vidal, directora de América del Norte de la cancillería cubana, a la AFP.

El presidente Castro mencionó que en la decisión del indulto, se tomaron en cuenta peticiones de las iglesias católica y protestante, la próxima visita a Cuba del papa Benedicto XVI, y la celebración en 2012 de los 400 años del hallazgo de la imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre, patrona católica de Cuba.

Raúl Castro dijo que «no se incluyen en este beneficio (del indulto), salvo contadas excepciones, sancionados por delitos de espionaje, terrorismo, asesinato, homicidio, tráfico de drogas, pederastia con violencia, robo con fuerza en vivienda habitada, violación y corrupción de menores».

«No obstante, serán puestos en libertad algunos condenados por delitos contra la seguridad del Estado», añadió Castro, que en su discurso fustigó al gobierno de Estados Unidos, al que acusó de seguir «anclado en el pasado».

El indulto, que se aplicará en «los próximos días«, es el mayor en los 53 años de gobierno revolucionario, y supera el dictado tras la visita del papa Juan Pablo II, en enero de 1998, que abarcó 299 reclusos.

Castro dijo además que introducirá «paulatinamente» una reforma migratoria, que los cubanos esperaban que anunciara este viernes para poner fin a medio siglo de prohibiciones, que han sido ineficaces para impedir que miles de cubanos emigren cada año legal o ilegalmente, a veces en peligrosas travesías en balsas en el mar.

Con una población de 11,2 millones de habitantes, Cuba cuenta con más de dos millones de emigrados y sus descendientes, que viven en 40 países, el 80% de ellos en Estados Unidos.

El tema migratorio se convirtió en los años 60 en una de las principales controversias entre Cuba y Estados Unidos, principal receptor de emigrantes y opositores a la política del gobierno comunista de la isla.

«Reafirmo la invariable voluntad de introducir paulatinamente los cambios requeridos en esta compleja temática (migratoria), sin dejar de valorar en toda su integralidad los efectos favorables y desfavorables de cada paso que demos», dijo Castro.

«No pocos consideran urgente la aplicación de una nueva política migratoria olvidándose de las circunstancia excepcionales en que vive Cuba bajo el cerco que entraña la política injerencias y subversiva del gobierno de Estados Unidos», dijo.

La reforma migratoria había sido anticipada el 1 de agosto por Raúl Castro, quien sucedió en el mando a su hermano enfermo Fidel en 2006.

Los especialistas han dicho que la reforma, largamente esperada por los cubanos en la isla y la diáspora, debe implicar la eliminación de los engorrosos y caros permisos de salida y entrada al país, así como la condición legal de «emigrante definitivo«, al que se le confiscaban sus bienes.

Foto: AP