lunes, 26 de diciembre de 2011

«The Latin upbeat», la visión de The Washington Post sobre el avance de Latinoamérica

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

"The Latin Upbeat" de The Washington Post destaca el avance de la región latinoamericana

A continución presentamos el editorial de The Washington Post del pasado 24 de diciembre, dedicado a su visión sobre lo que es Latinoamérica y el avance que la región ha tenido en la última década:

Interrumpimos la actual sombra que hay en la economía global para traerles algunas palabras de progreso. En Latinoamérica y el Caribe, la porción de la población viviendo en pobreza cayó substancialmente entre 1990 y 2010, de 48,4% a 31,4%, de acuerdo con un nuevo reporte de las Naciones Unidas. Y esto ocurre con una población que pasó de 440,7 millones a 582 millones.

Las noticias sobre la tasa de extrema pobreza son aún mejores. Cayó de 22,6% en 1990 a 12,3% el año pasado. Esto significa que Latinoamérica ha, casi, alcanzado la meta establecida por las Naciones Unidas en el año 2000, de reducir la pobreza extrema a la mitad de 1990 para 2015. Y hay más: la desigualdad en la distribución de la riqueza también está cayendo. El reporte de las UN preparado por su Comisión Económica en Santiago de Chile, sugiere que el coeficiente de Gini, se mantuvo decreciendo de forma sostenida en 10 países durante la década pasada.

¿Qué fue lo positivo? Latinoamérica sufrió “una década perdida” de crecimiento lento durante los ochenta, como consecuencia de aumentos en la pobreza y la desigualdad. Esa larga falla fue el resultado de un confuso crecimiento impulsado por deuda. Pero las reformas estructurales que los países activaron para el alivio de la deuda, tomaron la forma de una prosperidad más duradera, más amplia. Ayudados también por el libre comercio entre los países de la región y entre la región en sí y los Estados Unidos.

Los gobiernos de la región aumentaron los gastos en salud, educación y beneficios sociales y destinaron esos recursos para que llegaran de forma más eficiente a los más necesitados. A todo lo largo de la región, una mejor educación y un mejor sistema de salud para las mujeres, además de más libertad y democracia (excepto en Cuba, Venezuela y sus clientes), contribuyeron en disminuir las tasas de fertilidad. Esto permitió a las mujeres ganar más y a las familias tener más tiempo para cada uno de sus hijos.

Los resultados han sido más dramáticos en el país más grande de la región: Brasil, que ahora es tan próspero  que está siendo contemplado para ayudar a Europa. Entre 2003 y 2009, la tasa de la población de Brasil viviendo con 2 dólares por día o menos, cayó de 22% a 7%, de acuerdo con el Banco Mundial, cuyos préstamos ayudaron en los programas para combatir la pobreza. Pero el segundo país más grande de Latinoamérica, México, también surgió de la recesión de 2009. Wells Fargo Securities Economic Group prevé que la economía Mexicana crecerá 4,3% en 2012, que duplica la previsión para Estados Unidos. La desigualdad  también ha caído. México, como otro aliado de Estados Unidos, Colombia, mantiene su economía en movimiento a pesar de la lucha contra los carteles de droga y la violencia.

Obviamente, no todo es perfecto en Latinoamérica. Cuba todavía decrece y Venezuela, bajo Hugo Chávez, está cargada bajo el crimen y la inflación. Millones de latinoamericanos vinculados a los sectores rurales y la informalidad urbana tienen todavía que compartir en los beneficios del crecimiento. Algunas naciones latinoamericanas siguen siendo dependientes en los precios de las materias primas.  El frenesí de las compras de China los ha mantenido, pero probablemente no puede durar para siempre.

Pero las tendencias básicas son positivas, mucho más de lo que muchos lo hubieran predicho basados en la realidad de la región a finales de los ochenta. Latinoamérica está recogiendo los frutos de las reformas, la apertura y el trabajo duro. Hay una lección para el resto del mundo.

Foto: manxodoarte.blogspot.com