martes, 27 de diciembre de 2011

El presidente yemení Ali Abdalá Saleh será atendido en un hospital de Nueva York

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Ali Abdalá Saleh, Presidente de Yemen,

El presidente de Yemen, Ali Abdalá Saleh, podrá atenderse en un hospital de Nueva York. El presidente Barack Obama, atendiendo un pedido del secretario general de las Naciones Unidas, accedió el ingreso del mandatario yemení.

Saleh será operado de las secuelas provocadas por un ataque con granadas contra su residencia en Saná, la capital yemení, el pasado mes de junio. Ingresará en el hospital Presbyterian de Nueva York en cuestión de días,

El País

Barack Obama permitirá la entrada a Estados Unidos del presidente de Yemen, Ali Abdalá Saleh, para que reciba tratamiento médico en Nueva York. Estas navidades ha habido un acalorado debate en la Casa Blanca sobre la conveniencia de dejar entrar a suelo norteamericano al mandatario, aliado de Washington en la lucha antiterrorista contra Al Qaeda y acosado por protestas populares de la Primavera Árabe.

Existía un temor en el gobierno norteamericano a que la concesión de un visado se entendiera como una oferta de refugio a un presidente al que se acusa de una campaña de represión que se ha cobrado las vidas de centenares de manifestantes prodemocráticos. Finalmente, y tras la intercesión del secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki Moon, Obama le ha concedido el permiso solicitado.

Saleh será operado de las secuelas provocadas por un ataque con granadas contra su residencia en Saná, la capital yemení, el pasado mes de junio. Ingresará en el hospital Presbyterian de Nueva York en cuestión de días, según fuentes de la Casa Blanca. Es el primer líder acosado por las revueltas populares de la Primavera Árabe en solicitar y obtener permiso para entrar en suelo norteamericano.

Según el Departamento de Estado, un representante de Saleh contactó recientemente con la embajada norteamericana en Saná, la capital de Yemen, y pidió autorización para un visado de visita médica. Previamente ya había recibido tratamiento por el ataque contra su palacio en Arabia Saudí.

La ausencia del presidente de Yemen puede ofrecer al gobierno y a los manifestantes de aquel país una tregua para allanar el camino a las elecciones de febrero, que marcarán el final del mandato de Saleh. Sólo el pasado fin de semana, la respuesta del gobierno a las protestas se saldó con 13 fallecidos.

La represión gubernamental ha provocado airadas quejas por parte de la Casa Blanca. El principal asesor en materia de antiterrorismo de Obama, John Brennan, telefoneó el domingo al vicepresidente de Yemen, Abdrabuh Mansur Hadi, para pedirle moderación en la respuesta militar a las manifestaciones.

“El señor Brennan hizo especial hincapié en el hecho de que las fuerzas de seguridad de Yemen deben mostrar moderación a la hora de contener a los manifestantes y pidió a ambas partes que se inhiban de cometer actos de provocación que puedan desatar más actos de violencia”, dijo el portavoz de la Casa Blanca Josh Earnest. “El vicepresidente Hadi dijo que ha iniciado una investigación sobre las muertes”.

En aquella conversación, Brennan aseguró que la Casa Blanca apoya “de forma decidida y enérgica” las ansias de seguridad, estabilidad política y democracia de la ciudadanía de Yemen. Esa ha sido su postura desde que comenzaran las protestas. Por eso, es arriesgado para la Casa Blanca autorizar la entrada de Saleh en EE UU por otros motivos que no sean los estrictamente médicos. Cualquier otra cosa se interpretaría como un exilio encubierto.