domingo, 1 de enero de 2012

Estadistas europeos ven el 2012 un año aún difícil, pero también el año de “las esperanzas”

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Angela Merkel, Nicolas Sarkozy, Giorgio Napolitano,

“2012 será el año de todos los riesgos y todos los peligros” dijo Nicolas Sarkozy, trazando un panorama no muy halagüeño para los franceses. Pero agregó: También será un año de  “todas las esperanzas”. Angela Merkel, por su parte, dirigiéndose a los alemanes dijo que “2012 será, sin duda, un año más difícil que 2011”. Y Giorgio Napolitano, les trasmitió a los italianos que “La emergencia sigue grave. La confianza puede ser oscurecida por interrogantes angustiosos…”.

El País

Europa entra en un 2012 que se preanuncia muy turbulento -con un agudo olor a recesión y pulsiones políticas divergentes que amenazan con abrir fracturas entre países ricos y pobres- y los líderes del viejo continente se han visto obligados a complicados malabarismos políticos en sus discursos de fin de año. Por un lado, inevitablemente, todos han alertado de que la tormenta no ha terminado y que “el camino para superarla será largo y no estará libre de reveses”, en palabras de la canciller alemana, Angela Merkel. Por el otro, naturalmente, todos invitaron a sus conciudadanos a tener confianza en que, por duro que sea camino, llevará a un lugar mejor. Pidieron un acto de confianza que, a más de uno, le habrá sonado como un acto de fe.

Dirigiéndose a los alemanes, Merkel avisó que “2012 será, sin duda, un año más difícil que 2011” para la economía alemana. Tras haber tirado a todo motor en los últimos dos años, la locomotora alemana da clara señales de agotamiento. La canciller exhortó Europa a permanecer unida en la crisis, se declaró convencida de que saldrá más fuerte de cómo entró en la crisis, y recordó a los alemanes que el euro ha aportado a lo largo de la última década enormes beneficios a la economía europea.

Nicolas Sarkozy adoptó un tono muy grave. “No llegó a las lágrimas y sangre de Churchill, pero dejará una marca”, señala el diario francés Le Figaro. El presidente francés avisó de que “2012 será el año de todos los riesgos y todos los peligros”. También será el de “todas las esperanzas”, añadió. Probablemente la mayoría de los ciudadanos se quedaron más ben con la primera parte. “Soy consciente de que, tras dos años difíciles, muchos de vosotros acaban 2011 aún más preocupados por vuestro futuro y el de vuestros hijos. Pero la única forma de conservar nuestra soberanía, de controlar nuestro destino, es elegir la vía de las reformas estructurales”. Sarkozy aseguró que su Gobierno no tiene previsto adoptar nuevos ajustes fiscales.

Al otro lado de los Alpes, el presidente Giorgio Napolitano tampoco quiso negar el dramatismo de los momentos por los que pasa Italia. “La emergencia sigue grave. La confianza puede ser oscurecida por interrogantes angustiosos que pueden inducir al pesimismo y a la resignación. Es difícil reconquistar la credibilidad tras haber retrocedido tanto. Por ello, el esfuerzo de ajuste fiscal debe ser llevado adelante con rigor. Pero estamos convencidos de que los frutos llegarán”, dijo Napolitano.

Foto: elpaís.com