viernes, 6 de enero de 2012

México baja sus expectativas y proyecta crecimiento de 3,5 a 4%

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Agustín Carstens, México,

México ha reducido sus expectativas de crecimiento para el 2012 en vista de las dificultades financieras internacionales. Según el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, las nuevas previsiones del PIB son de 3,5 a 4% para este año.

Pero a este ritmo, dice Carstens, será imposible absorber totalmente la demanda de empleo del país. Para ello se necesitaría crecer a un 6%, agregó.

Reporte de: La Jornada

El gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, calificó de complicada la situación económica internacional y previó que por esa razón el producto interno bruto (PIB) del país crecerá este año 3.5 o 4 por ciento, pero no será suficiente para crear más empleo y abatir la pobreza.

Reunido con embajadores y cónsules de México, aprovechó para abogar en favor de las llamadas reformas estructurales con el argumento de que no vamos a tener un entorno externo favorable en los próximos cinco años cuando menos.

En la sede de la cancillería y ante más de un centenar de diplomáticos, el ex secretario de Hacienda presentó un amplio diagnóstico sobre la situación de la economía mundial y nacional para concluir que en 2012 este factor no nos deberá dar muchas sorpresas en el país.

Pero fue enfático en que la asignatura pendiente es crecer no 3.5 o 4, sino 6 por ciento, para cumplir con el objetivo final de crear mayor empleo y tener menos pobreza, y eso requiere más que la simple estabilidad financiera del país.

Lejos de desarmar o debilitar los pilares de estabilidad que en esta época de turbulencia nos han servido, demandó detonar cambios estructurales que promuevan la competencia y atraigan la inversión a los sectores de comunicación y energético, donde mayor crecimiento se registra en el mundo.

Desde la crisis de 1994-1995, durante el gobierno de Ernesto Zedillo, México ha logrado institucionalizar bien al país y tener la capacidad de navegar por aguas muy turbulentas de manera solvente, pero ése no es un objetivo en sí mismo, explicó el funcionario.

Comenzó por afirmar que 2011 fue un año mucho más difícil que lo previsto en 2008, cuando se inició la crisis económica, y auguró para 2012 una circunstancia quizá un poco más complicada.

La razón esgrimida por Carstens es que no sólo se agotaron los principales instrumentos de estímulo macroeconómicos para los países avanzados, y que provocaron incluso severos niveles de endeudamiento, sino que sus grados de libertad en la política monetaria se han agotado.

De hecho, consideró que no está eliminada la probabilidad de que haya un rompimiento catastrófico del euro, el principal arreglo monetario de la Unión Europea, y que haya mucha volatilidad.

Reconoció que esta situación disminuyó las perspectivas de crecimiento en varios países, incluido México, que esperaba alcanzar tasas de 4 a 5 por ciento para 2012 y las redujo a 3.5 o 4.5 por ciento. Sin embargo, insistió en que son altas en comparación con el PIB mundial, estimado debajo de 3 por ciento.

Pronosticó que habrá una recuperación un poco mejor de la esperada hace unos meses, pero reconoció que Estados Unidos tiene problemas derivados de su crisis muy profunda. Auguró que el poco impulso de la economía mundial hacia la mexicana se va a resentir sobre todo en las exportaciones.

La economía interna sigue mostrando cierto dinamismo y las ventas al menudeo continúan en aumento, sobre todo en construcción; sin embargo, las inversiones en maquinaria o equipo para industrias orientadas a la exportación se han desacelerado en un margen no sorpresivo.

Es de justicia aportar más al FMI

Carstens respondió algunas preguntas, entre ellas la del embajador Juan José Gómez Camacho, representante permanente de México ante la Oficina de Naciones Unidas y otros organismos multilaterales con sede en Ginebra, sobre el aumento de 100 por ciento en las aportaciones de México al Fondo Monetario Internacional (FMI).

El gobernador del Banco de México señaló es de justicia que si México se ha beneficiado de la cooperación internacional también participe de ese ejercicio, que además le permitirá tener mayor poder de voto en este organismo financiero internacional, al igual que ocurre con China, Brasil y Singapur.

En otra mesa, que analizó el Grupo de los 20, el secretario de Hacienda y Crédito Público, José Antonio Meade, se mostró más optimista que Carstens en el tema del empleo, al asegurar que el año pasado se generaron 590 mil puestos de trabajo, una y media veces lo que el promedio de los últimos 15 años.

A partir de este dato dijo que no se aprecia ningún desbalance (sic) relevante en el ámbito externo financiero, en materia de inflación ni fiscal.

Foto: ibtimes.com