miércoles, 11 de enero de 2012

El juicio de los Shafia: Tooba Yahya admitió haber mentido a la policía

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:

Tooba Yahya mintió a la policía para proteger a su hijo

La esposa de Mohammad Shafia admitió haber mentido a la policía pero niega haber participado en la muerte de sus tres hijas y la primera esposa de su marido.

Tooba Yahya es acusada junto a su esposo e hijo de asesinar a sus cuatro hijas y a Rona Amir Mohammad en 2009.

La Corona alega que los padres asesinaron a las jóvenes por no estar de acuerdo con sus estilos de vida, especialmente de las dos mayores, por tener novios y llevar una vida “occidentalizada”.

Este miércoles los abogados interrogaron a Tooba Yahya sobre unas fotos que la pareja había encontrado de sus hijas en ropas reveladoras y posando con sus novios. Según la acusada eso no dañaba el honor de la familia.

“(Sahar) era joven, no importa que se haya tomado esas fotos en ese momento”, dijo la acusada sobre una de sus hijas, según reseña CBC.

La mujer, originaria de Afganistán, está acusada junto a Mohammad y Hamed Shafia de asesinar a Zainab, de 19 años, Sahar, de 17 y Geeti, de 13, así como Rona Amir Mohammad, quien era la primera esposa de Shafia.

Las cuatro mujeres fueron encontradas sumergidas en el Canal Rideau, en Kingston, Ontario.

Los fiscales han tomado un grupo de fotografías de Sahar y Zainab como parte central del caso. En ellas se ven a las jovencitas en poses provocativas con sus novios o vistiendo ropa interior. Según los acusadores, este tipo de cosas son las que llevaron a Shafia y su familia a cometer el crimen.

Yahya se defendió hoy diciendo que las fotos fueron encontradas días después que aparecieran los cuerpos de las cuatro mujeres, aunque la evidencia muestra un álbum de fotos idéntico en las entrevistas que dio la pareja a los medios cuando se creía que las niñas estaban desparecidas.

Grabaciones escondidas mostraron al padre de la familia enojado con sus hijas al punto que dijo que el “diablo podía defecar en sus tumbas”, al parecer por haber deshonrado a la familia con su actitud. Todo esto habría motivado a la familia a cometer el crimen.

Además, Yahya admitió haber mentido a la policía sobre el día del crimen. En su primera versión la mujer dijo haber estado en la escena del crimen y haber escuchado un “splash” como de algo que caía al agua, pero dice que luego se desmayó y no sabe qué pasó.

Según relató, eso fue una mentira que le dijo a la policía por temor a que “torturaran a su hijo Hamed”.

Al ser interrogada sobre el supuesto crimen de honor, la acusada calificó ese tipo de cosas como “algo estúpido” mientras sostenía su inocencia.

La familia Shafia llegó a Canadá en 2007 y se establecieron en Montreal. Habían salido de Afganistán varios años antes de llegar al país como empresarios.

El juicio entró en sus dos semanas finales que se centrarán en los testimonios de los tres acusados.

Foto: Radio-Canada