viernes, 13 de enero de 2012

El juicio de los Shafia: Tooba Yahya dice que «no son asesinos»

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:

Juicio de los Shafia: Tooba Yahya fue interrogada este viernes en Kingston

“No somos asesinos”. Así respondió Tooba Yahya ante las preguntas de los fiscales que la interrogan durante el polémico juicio de la familia Shafia.

Yahya es acusada junto a su esposo, Mohammad Shafia, y su hijo Hamed, de asesinar a las tres hijas de la familia y a la primera esposa de Shafia, Rona Amir Mohammad.

El fiscal Gerard Laarhuis interrogó durante varias horas a la acusada de origen afgano. Según la Corona, los tres familiares conspiraron para enviar el carro en el que viajaban las cuatro mujeres a las aguas del Canal Rideau, en Kingston, Ontario.

“No señor, no somos asesinos, somos una familia sincera. No me diga que maté a mis hijas”, señaló la mujer durante el interrogatorio, según reseña CBC.

La fiscalía hizo un recuento de lo que dicen es la reconstrucción de los hechos alrededor de las muertes de Zainab, de 19 años, Sahar, de 17, Geeti, de 13, así como Rona Amir Mohammad, de 52. Laarhuis relató que los tres acusados intentaron poner el vehículo en el que las víctimas viajaban en neutro para lanzarlo al agua, aunque no tuvieron éxito.

Fue por eso que el padre o el hijo de la familia se subió a un vehículo Lexus e impactó por detrás al carro, hasta que cayó al agua y se sumergió.

Lea todos los artículos sobre el polémico caso de la familia Shafia

La evidencia demostró que sí hubo una colisión entre los dos carros. Además, Yahya admitió haber estado en la escena del crimen, aunque dice que en un punto se desmayó y no recuerda nada.

Aún así, la mujer acusada negó todas las acusaciones. Días atrás dijo que había mentido a la policía en su testimonio por temor a “que torturaran a su hijo”.

Por otra parte, los abogados acusadores atacaron a la acusada sobre el testimonio de su hermano, quien dijo que Mohammad Shafia le confesó estar planeando el asesinato. Aún así, Yahya negó esta versión alegando que su hermano y su esposo son enemigos.

El fiscal también preguntó sobre las grabaciones que hizo la policía días antes de que los acusados fueran detenidos. En ellas, Shafia se refería a sus hijas como “traicioneras” y “prostitutas”. Incluso dijo que el diablo “podía defecar en sus tumbas”.

Yahya se defendió simplemente “explicando” que en Afganistán es normal que los hombres llamen “prostitutas” a las mujeres en casos similares.

La familia salió de Afganistán hace varios años y llegó a Canadá en 2007 para establecerse en Montreal. La Corona dice que el crimen fue motivado por el estilo de vida de sus hijas mayores, quienes tenían novios y habrían “manchado el honor de la familia”

Foto: Radio-Canada