sábado, 14 de enero de 2012

El presidente mexicano informó que el consumo de drogas en el país se triplicó

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Mexico, Consumo de droga,

El presidente de México informó que en el país el consumo de drogas se ha triplicado entre el 2002 al 2008, al pasar de 0,4 % al 1,4%. Por otro lado en el país han aparecido los narcomenudistas, que son pequeños vendedores de droga que tratan de cubrir la demanda local del producto. Esto ha ocasionado enfrentamientos entre pandillas por el control del mercado.

Excélsior 

Al presidir la sesión del Consejo Nacional contra las Adicciones, el mandatario explicó que, entre 2002 y 2008, el porcentaje de la población que utiliza drogas pasó de 0.4% a 1.4 por ciento.

Acompañado de su esposa, Margarita Zavala, y del jefe de Gobierno del DF, Marcelo Ebrard, Calderón dijo que el aumento del poder adquisitivo ha propiciado que el narcomenudeo se expanda en el país, provocando que los cárteles se peleen por ese mercado. También, aseguró, influye el aspecto demográfico, pues la mitad de la población está en el rango de mayor riesgo.

El Presidente apuntó que, antes, los traficantes sobornaban para cruzar la frontera, pero hoy lo hacen para quedarse.

Calderón alerta que crece narcomenudeo

El aumento del poder adquisitivo de los mexicanos ha propiciado que el narcomenudeo se expanda en el país, generando con ello que bandas delictivas se peleen por el monopolio de las zonas de venta, situación que ha desatado una “violencia brutal, irracional y estúpida”, aseveró el presidente Felipe Calderón Hinojosa.

Señaló que esas disputas, a su vez, han debilitado a los cuerpos policiacos, así como al tejido social, por lo que la prevalencia en el consumo de drogas casi se triplicó de 2002 a 2008, pasando de 0.4 a 1.4 por ciento.

Al presidir la sesión del Consejo Nacional contra las Adicciones, junto con su esposa, Margarita Zavala, el Ejecutivo federal explicó que el problema de la venta de drogas al menudeo representa una de las causas que ha desatado la violencia entre bandas delictivas que se enfrentan por dominar y tener el control territorial de la venta de sustancias tóxicas.

“Bandas criminales utilizan a los jóvenes, lo mismo para distribuir y vender, como para hacerlos parte de esta masa armada, el sicariato, donde vemos jóvenes de cada vez menor edad caer en esos enfrentamientos, que además con objeto de intimidar a las bandas y alejarlas de un territorio, llevan a una violencia brutal, irracional y estúpida como es la que contemplamos en diversos puntos del país.”

Debido a que los jóvenes son el mercado potencial de los narcomenudistas, el Presidente de México hizo un llamado a los padres de familia a ser los primeros vigilantes de sus hijos, a fin de evitar que no caigan en las adicciones, pues esos vendedores acosan los alrededores de las escuelas, parques o centros comerciales.

Más dinero, más consumo

Ante varios secretarios de Estado, el jefe de gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, y funcionarios de otras dependencias federales y estatales, Calderón Hinojosa ordenó a la Secretaría de Salud hacer una revisión exhaustiva de los centros de tratamiento residenciales, así como establecer requisitos homologados para su certificación, ya que existe un desorden en el cumplimiento de las mínimas reglas de operación y eso propicia centros clandestinos.

El Presidente explicó que el incremento a las adicciones responde a varios factores socioeconómicos, y uno de ellos es el crecimiento del ingreso per cápita de la población, pues ésta se está convirtiendo en una sociedad de clase media, “lo cual contribuye al incremento de la demanda de drogas”.

Mientras en los años 90, el ingreso per cápita era de dos mil dólares, en la actualidad es superior a los diez mil dólares, “eso implica que en promedio cada mexicano tienen un mayor poder adquisitivo, lo cual hace que sea un mercado creciente, para cualquier bien o servicio, desde un automóvil, ropa, vivienda; hasta y, por desgracia, también el mercado de drogas”, lamentó.

Jóvenes son la presa

Aunado a ese factor económico, dijo que también influye el aspecto demográfico. Recordó que, según las cifras del Censo de Población y Vivienda 2010, en nuestro país la mitad de la población la integran mexicanos menores de 26 años (alrededor de 56 millones), quienes son el mercado potencial en el consumo de estupefacientes.

De hecho, anualmente, alrededor de dos millones de adolescentes cumplen 15 años de edad, quienes se incorporan a ese mercado potencial.

La combinación de los factores antes mencionados aumenta el consumo de drogas, problema de salud que está vinculado al fenómeno de la criminalidad y la violencia y “ese crecimiento en el número de consumidores potenciales, y en la capacidad adquisitiva de esos consumidores, que es el fenómeno de crecimiento de ingreso per cápita y de población juvenil en México propicia cambios dramáticos en el modus operandi de las organizaciones criminales, vinculadas al negocio de las drogas”, enfatizó.

Violencia en zonas de venta

Para demostrar que la expansión del narcomenudeo detona la violencia, dijo que ésta se presenta en zonas de distribución con altos índices de consumo y de competencia, como en la Zona Metropolitana de Monterrey, al igual que en las de alta migración como la frontera de Ciudad Juárez, Tijuana, Reynosa, Matamoros, así como en zonas turísticas como Cuernavaca, Acapulco y Veracruz.

Hizo un recuento de que tradicionalmente en México los grupos criminales vinculados al negocio de las drogas eran una especie de “exportadoras”, eran narcotraficantes que buscaban llevarlas a Estados Unidos.

Hoy, ese modo de operación cambió. Sin abandonar las viejas actividades del narcotráfico, también incursionaron en lo que se denomina “narcomenudeo, es decir la venta de droga, también, en el mercado mexicano”.

El mandatario federal comentó que antes los traficantes de droga sobornaban para cruzar la frontera; pero hoy lo hacen para quedarse y distribuir, porque el eje estratégico de su negocio es aumentar la distribución.

Para lograr su dominio, no sólo sobornan, también recurren a la extorsión, al secuestro, a las cuotas y es “la violencia con la que actúan para ejercer la venta de ese producto (…) porque buscan ejercer la venta de manera monopólica”, subrayó.

Foto: noticias.lainformacion.com