domingo, 15 de enero de 2012

Naufragio del Costa Concordia: rescatan a pareja atrapada en su camarote

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Rescatados del Costa Concordia,

La mayoría de los rescatados del naufragio del “Costa Concordia” coinciden en que vivieron en carne propia su propia película Titanic. La confusión y el horror fueron terribles. Algunos se lanzaron a las aguas frías del Tirreno desde muy alto. La tripulación no atinaba a qué hacer.

En medio de todo, la nota romántica. Una pareja de jóvenes surcoreanos que estaban en el crucero en viaje de novios, fueron rescatados a salvo del interior de su camarote donde se encontraban atrapados.

Aún así, este domingo los rescatistas encontraron dos cuerpos más, con lo que la cifra de fallecidos llega a cinco.

Abc.es

El equipo de salvamento italiano ha logrado rescatar durante la madrugada de este domingo a los dos supervivientes que había localizado en el buque ‘Costa Concordia‘, según ha confirmado la agencia de noticias italiana ANSA. La pareja surcoreana de 29 años que ya está en tierra estaba de viaje de novios y han permanecido durante más de 24 horas en uno de los camarotes. Otro tercero, Marrico Giampetroni, jefe comisario de a bordo, ha sido localizado con vida, en el interior del buque en una zona anegada de agua y con multitud de material ruinoso. Los equipos de rescate trabajan en el lugar para conseguir sacarlo sano y salvo.

Respecto a los pasajeros españoles se encuentran en hoteles próximos al aeropuerto romano Leonardo da Vinci. Una buena parte de ellos vuela hoy a Barcelona y el resto lo hará en diversos vuelos regulares. La Protección Civil italiana impone cautela en la lista de desaparecidos, pues algunos pasajeros fueron encontrados tras horas de confusión, como cuatro norteamericanas.

«El descontrol es terrible» en la naviera Costa Cruceros, propietaria de la nave. La lista ofrecida por la naviera a las autoridades españolas, indica que en Palma de Mallorca se embarcaron 26 pasajeros, y 63 en Barcelona. Si finalmente todos se hubieran embarcado, el total de españoles en el crucero tendría que haber sido 196, de ellos 7 tripulantes, según comentaban a ABC fuentes de la embajada española. Por el momento hay un desaparecido mallorquín confirmado, pero no se descartan que haya más españoles desaparecidos.

Pulse para ver el video

El capitán, detenido

El accidente se produjo frente a la isla de Giglio, en el archipiélago de Toscana, cuando por «un error humano», según fuentes de la investigación, la nave chocó lateralmente contra un escollo. El comandante de la nave, Franco Schettino, y el primer oficial, Ciro Ambrosio, han sido detenidos por orden de la fiscalía, con la acusación de homicidio culposo, desastre y abandono del buque.

A las siete de la tarde del viernes, la nave había zarpado del puerto de Civitavecchia, a 40 kilómetros de Roma. Todo sucedió en unos minutos. «Eran las nueve y media de la noche. Estábamos cenando. De repente se fue la luz. Oímos un gran estruendo y todos los platos se cayeron al suelo ocasionando gran pánico», contó Luciano Castro, periodista. El capitán del barco advirtió por los altavoces que se trataba de un problema eléctrico. Poco después los pasajeros se percataron de que la nave se inclinaba, que no podían mantenerse de pie y que comenzaba a entrar agua en el buque. Entonces cundió el pánico y el caos fue total, porque ni siquiera la tripulación, en su mayoría filipinos y mal instruida, supo dar indicaciones precisas.

Fueron momentos dramáticos. Algunos pasajeros cayeron al agua. Otros se lanzaron al mar para intentar salvarse, al ver que la nave se hundía cada vez más, y se las tuvieron que ver con el frío de las aguas y de la noche. La tripulación ni siquiera supo proceder adecuadamente en las labores de socorro y salvamento. Algunas lanchas cayeron sobre los pasajeros, según sus testimonios.

«Fue lo mismo que el Titanic —cuenta el mallorquín Justo—. Tuvimos que ver cómo cuando evacuábamos en barcas, otras se nos venían encima. En la nuestra tuvimos suerte, por fortuna no volcamos».

El dramatismo de esos momentos lo reflejan las declaraciones de Vicente Salvador, 20 años (Palma de Mallorca), estudiante, que viajaba en el crucero junto a grupo de otros ocho españoles, entre ellos su novia y los padres de ésta. Desde la planta octava en la que se encontraban subieron a la décima y luego corrieron a la tercera para conseguir los chalecos salvavidas.

Fotos: ABC