jueves, 19 de enero de 2012

Daniel Cohn-Bendit dijo que el primer ministro húngaro hace lo mismo que Hugo Chávez

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Viktor Orbán, Hungría,

Daniel Cohn-Bendit, quienes lo recuerdan como el joven que paralizó Francia en el famoso Mayo francés del 68, hoy es un político del Parlamento Europeo. Fue quien ayer alzó sus más encendidas críticas a Viktor Orbán, primer ministro de Hungría. Dijo: ¿cómo es que dejamos entrar en la UE a un país con una constitución estalinista? por Hungría. Y refiriéndose a Orbán dijo que él hace «lo que hacen Hugo Chávez y Fidel Castro, contra los que luchamos activamente en esta Cámara».

Abc.es

El primer ministro húngaro, Viktor Orbán, trató ayer sin éxito de calmar los ánimos en el pleno del Parlamento Europeo donde se escucharon graves acusaciones contra su Gobierno y comportamiento, que algunos eurodiputados llegaron a comparar con los de Hugo Chávez o Fidel Castro. Aunque la Comisión intentó facilitarle las cosas para que pudiera garantizar su acuerdo con la mayoría de las reformas que le exige el Ejecutivo comunitario, el grueso de la Cámara le atacó sin piedad y él respondió sin bajarse de sus tesis en lo esencial. En su última intervención hizo una defensa de su visión política, con una polémica mención a las raíces religiosas que suscitó nuevas críticas.

Orbán dijo que venía para ofrecer «información de primera mano» y responder a lo que considera «una campaña de la izquierda europea». En Hungría, según su primer ministro, las reformas drásticas eran necesarias «para evitar el colapso del país» que seguía siendo gobernado por una Constitución basada en el texto estalinista de 1949. Orbán afirmó que la nueva Carta Magna sigue el modelo de otros países europeos. Y al presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, le aseguró que «los problemas mencionados (en el procedimiento sancionador) son fácilmente solventables». Barroso, participante también en el debate, pidió una discusión «constructiva, justa en los hechos y sensible en la comunicación». Aunque esto último no fue muy respetado.

Hasta el discurso del portavoz del Partido Popular Europeo, al que pertenece el partido de Orbán (FIDESZ), estuvo lleno de interrogantes: «Los ciudadanos —le dijo el francés Joseph Daul— le han pedido que reforme el país y algunas de esas leyes han levantado críticas. La única manera de saber si están o no de acuerdo con la legislación comunitaria es someterse al criterio de la Comisión. El Partido Popular Europeo apoya el respeto a las leyes democráticas, Orbán puede demostrar que también». Pero las críticas más agudas vinieron no del grupo socialista, cuyo portavoz, el austriaco Hannes Swoboda, prefirió atacar a los populares con el estrambótico argumento de no haber denunciado en su día al comunismo. Las cargas de mayor profundidad vinieron del grupo liberal (el ex primer ministro belga Guy Verhofstadt) y del polifacético portavoz de los verdes, Daniel Cohn-Bendit. Fue este último quien llegó a comparar la deriva del Gobierno húngaro con «lo que hacen Hugo Chávez y Fidel Castro, contra los que luchamos activamente en esta Cámara». El franco-alemán cuestionó la tesis de que el Gobierno magiar solo haya reformado una Constitución heredada del régimen comunista: «Entonces, ¿cómo es que dejamos entrar en la UE a un país con una constitución estalinista? ¿Estamos locos o qué?». Los argumentos de Verhofstad fueron mucho más sosegados, pero demoledores: «Usted ha recibido cartas de la Comisión Europea, del Consejo de Europa, del FMI, de la OCDE y hasta del Departamento norteamericano de Estado preguntando por las dudas que ha suscitado su reforma. En el pasado tuvo usted un gran papel, pero me temo que ahora está en el mal camino».

Foto: abc.es