jueves, 2 de febrero de 2012

El esposo de Sheila Nabb rompió el silencio y dice que la canadiense se está recuperando

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:

Familia de Sheila Nabb confirmaron que su esposo es inocente

Sheila Nabb, la canadiense brutalmente golpeada en México, se recupera en una unidad de cuidados intensivos de un hospital de Calgary, según anunciaron sus familiares.

La mujer de 37 años fue sometida a una cirugía de reconstrucción de su rostro y todavía enfrenta una larga recuperación, según un comunicado de su familia.

“Las últimas semanas han sido muy difíciles para Sheila y el resto de nuestra familia. Ella ha pasado por muchas cosas y ahora está en un hospital de Calgary conmigo y su familia a su lado”, dijo Andrew Nabb, esposo de la turista atacada, quien rompió su silencio por primera vez desde el incidente, según reseña el Huffington Post.

Nabb sufrió una brutal golpiza por parte del mexicano José Ramón Acosta Quintero, quien fue detenido por el incidente ocurrido en el hotel Riu Emerald Bay de Mazatlán.

VER MÁS: Todo sobre el caso de Sheila Nabb

“Las heridas de Sheila fueron muy serias y tiene una larga recuperación por delante, pero estamos ansiosos por tenerla de vuelta en casa, donde pertenece”, agregó el esposo de la víctima.

El ataque que sufrió la canadiense le fracturó prácticamente todos los huesos del rostro, al punto que su mandíbula tuvo que ser sujetada con alambres.

Sus familiares dicen que Nabb ha mostrado avances en su recuperación a pesar de estar la mayor parte del tiempo bajo el efecto de sedantes. “Quisiera agradecer a todos los canadienses, de costa a costa, por su preocupación y apoyo. Les pido que sigan manteniendo a Sheila y a nuestra familia en sus oraciones y que continúen enviando sus energías positivas”, agregó su esposo.

Acosta Quintero fue detenido por las autoridades mexicanas y acusado de intento de homicidio. El joven admitió haber cometido el ataque pero dice que su intención no era asesinar a Nabb, sino fue un error cometido bajo los efectos de las drogas y el alcohol.

De igual forma dijo a un medio local que las autoridades le obligaron a firmar una declaración sin permitirle leerla y sin permitirle hablar con un abogado, cosa que ha negado la fiscalía del estado de Sinaloa.

Foto: cortesía familia Nabb