viernes, 3 de febrero de 2012

El Instituto Social mexicano sostiene que dietas bajas en calorías provocan «efecto rebote»

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Dietas de bajas calorias,

El Instituto Mexicano del Seguro Social informó hoy a propósito de las dietas bajas en calorías,  que a menudo realizan las mujeres, lo siguiente: 1) Con este tipo de dietas puede haber rebotes en el peso, o sea volver a subir de peso; 2) subir y bajar de peso de manera constante, aumenta el riesgo de sufrir daños orgánicos; 3) Es necesario someterse a dietas balanceadas que incluya todos los componentes alimenticios.

La Jornada

Especialistas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco señalaron que por su condición hormonal, las mujeres son más propensas a sufrir los llamados rebotes de peso tras realizar dietas bajas en calorías o desbalanceadas.

Al abandonar este tipo de régimen alimenticio al cual se recurre por lo regular con la intención de perder kilos rápidamente, el rebote puede manifestarse en los tres o hasta seis meses posteriores.

Aseguraron que más de 50 por ciento de las personas que hicieron este tipo de dietas padecerá el rebote, porque la descompensación orgánica provoca comer por ansiedad, al darse cuenta de que se está volviendo a ganar peso o ponerse a dieta sólo para cumplir un compromiso social.

Lo que recomiendan los médicos del IMSS Jalisco es bajar máximo dos kilos por mes sometiéndose a una dieta balanceada que incluya todos los componentes alimenticios, incluso una ración diaria de grasa vegetal.

Posterior a concluir una dieta durante algunos meses, señalaron, es necesario someterse a una etapa de mantenimiento durante seis a 12 meses, con el fin de ir incorporando a la alimentación diaria otros alimentos que temporalmente fueron excluidos o limitados en el régimen.

La práctica de ejercicio físico, advirtieron, es fundamental para reducir el rebote de peso dado que contribuye a mantener el metabolismo acelerado y a no acumular exceso de grasa corporal.

Al margen de la cuestión estética, enfatizaron en que el efecto yo-yo, es decir subir y bajar de peso de manera constante y descompensada, aumenta el riesgo de sufrir daños orgánicos.

Las personas que no logran mantenerse en un peso durante algún tiempo pueden ser víctimas de alteraciones cardíacas, mal funcionamiento en el sistema de arterias y estrés.

Foto: lacapital.com.ar