jueves, 16 de febrero de 2012

Ministro de Inmigración introduce reforma para luchar contra las falsas solicitudes de refugio

Publicado en:
Inmigración
Por:
Temas:

Ministro de Inmigración anuncia reformas al sistema de refugio

El Gobierno de Canadá acaba de mandar un mensaje claro: no aceptarán que los inmigrantes abusen del sistema de refugio con casos falsos.

El ministro de Inmigración, Jason Kenney, anunció este jueves la introducción de un proyecto de ley que modificará todo el sistema de refugio y asilo de Canadá, apuntando a reducir el número de aplicaciones, acelerar la aceptación de las personas que realmente están en peligro y acelerar también el proceso de expulsión de los que presenten aplicaciones basadas en mentiras.

“El sistema de refugio es defectuoso, está roto”, señaló Kenney durante una rueda de prensa.

El ministro señaló que la medida está especialmente dirigida a la gran ola de solicitudes provenientes de países de la Unión Europea. Durante 2011, cerca de 5.800 solicitudes se introdujeros de parta de ciudadanos europeos, países que son catalogados como “democráticos”. En total el 95% de estas solicitudes fueron abandonadas, retiradas o rechazadas, lo que le costó a los contribuyentes más de $170 millones.

De igual forma, el nuevo sistema creará una lista de países que son considerados “seguros”, lo que significa que las aplicaciones de estos países será procesadas de manera más rápida y los falsos aplicantes expulsados de manera rápida, por tratarse de “países seguros”, lo que los hace más propensos a presentar aplicaciones sin fundamentos.

La lista no ha sido creada todavía, pero se espera que incluya la gran mayoría de los países de la Comunidad Europea. Muchos estiman que México será incluido en la lista, lo que genera polémica tomando en cuenta el alto nivel de violencia que está sacudiendo al país latinoamericano.

De igual forma, el ministro de inmigración anunció que se reducirán los beneficios para las personas que están en medio de un proceso. Las aplicaciones provenientes de países de la “lista segura”, no tendrán derecho a numerosos métodos de apelación, se les negará o retrasará un posible permiso de trabajo y no podrán recibir numerosos servicios sociales.

“Buscamos una expulsión más rápida de los falsos refugiados y acelerar la manera en que se procesan los casos, los cuales tardan mucho tiempo en muchos casos”, señaló Kenney.

Otros aspectos de la nueva ley:

– Se creará una nueva comisión de apelación para los casos de refugio. Los ciudadanos de países en la lista de “países seguros” no tendrán derecho a presentar su caso ante esta comisión.

– Las ciudadanos de países de la lista segura tendrán que esperar un año antes de presentar su caso ante la comisión por razones humanitarias. Durante ese periodo podrán ser deportados si el Gobierno considera que su caso no cumple con los requisitos.

– Una apelación ante una corte federal no será vinculante para detener de manera temporal una orden de deportación, tal como se ha presentado en muchos casos. Canadá no quiere que los refugiados rechazados logren extender su estadía en el país gracias a numerosos instrumentos legales.

De igual forma, el nuevo proyecto de ley contempla la introducción de un sistema biométrico para el sistema de visas, para evitar cualquier tipo de fraude con los documentos. El Gobierno Federal solicitará a los aplicantes sus huellas dactilares y fotografías digitales.

«Para que los canadienses siguan apoyando nuestro generoso sistema de inmigración y refugio, debemos demostrar que Canadá tiene un sistema justo y bien manejado que no tolera los abusos ni adelantarse en la fila», señaló el ministro Kenney.