lunes, 20 de febrero de 2012

A favor del alza de matrículas: «Tenemos el deber de no hipotecar el futuro de las próximas generaciones»

Publicado en:
Ciudad
Por:
Temas:

Estudiantes a favor del alza de matrículas: "Tenemos el deber de no hipotecar el futuro de las próximas generaciones"

Cuando se escucha hablar de estudiantes universitarios a favor del incremento de los derechos de escolaridad, podría imaginarse a pollos a favor del incremento del número de zorros cerca de la gallinera. No es el punto de vista de unos 1.300 miembros del Movimiento de Estudiantes Socialmente Responsables de Quebec (MESRQ, por sus siglas en francés), porque esta posición no es del todo contradictoria.

“Aquí, entre nos, no me es grato pagar más, pero sé que si no pago, voy a pagar más con mis impuestos, porque la deuda aumentará siempre”, dice Gabrielle Brisebois, estudiante de máster en Literatura y miembro del Comité Ejecutivo del MESRQ.

“Algunos estudiantes me tratan de burguesa y elitista por mi posición.  Mi madre me crió sola y pagué mis estudios, sin régimen de préstamos ni becas. Trabajando y obteniendo becas al mérito o por compromiso social”, agrega.

La Presse reporta que Grégory Laporte, otro miembro del comité que estudia informática en la Universidad de Sherbrooke, habla de una mejora en los servicios. “Estoy a favor del incremento, sobre todo, porque la calidad de los servicios no existe actualmente. Muchos de los programas están carentes de profesores y debemos tener a los encargados de cursos que no son tan competentes. Hay también departamentos de investigación que carecen de financiamiento”, explica.

Laporte no cree que el incremento de las matrículas reducirá el acceso a los estudios superiores. “De acuerdo con algunos estudios realizados por el Instituto Económico de Montreal, la tasa de frecuentación es, a veces, más elevada en las provincias donde las matrículas son más elevadas”, destaca.

Para Arielle Grenier, estudiante de ciencias políticas en la Universidad de Montreal, se trata de una cuestión de igualdad intergeneracional. “Tenemos el deber de no hipotecar el futuro de las próximas generaciones”.

Evidentemente, en razón de su apoyo al alza, los miembros del MESRQ están en contra del movimiento de huelga que se prepara en varios cégeps y universidades de Quebec. Desean continuar sus cursos, incluso si se convoca a la huelga general.

“Nuestra membrecía ha aumentado en más de 600 durante las últimas dos semanas. La mayor parte de los estudiantes, incluso, algunos que se oponen al alza, quieren estudiar. Nos preparamos para hacer una petición solicitando que la educación sea considerada como un servicio esencial y que los huelguistas no puedan impedir el acceso a los cursos”, indica Gabrielle Brisebois, quien tiene la intención de romper las filas de los manifestantes.

Grégory Laporte mantiene la misma posición. “La universidad es un servicio porque el que pagamos y que debe ser retribuido. Los huelguistas bloquearán los accesos, pero nada nos impide a llamar a la policía para poder ingresar a nuestros clases”, concluye.

Foto: pourlahausse.com