lunes, 27 de febrero de 2012

Rafael Correa «perdonó» al Diario El Universo y a sus directivos

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Rafael Correa Ecuador

El presidente Rafael Correa de Ecuador perdonó a sus supuestos agresores, el Diario El Universo y sus directivos. Asimismo no enjuiciará a los autores del libro El Gran Hermano. ¿Un gesto Todopoderoso? ¿Cómo se expresa en términos legales cuando hay una sentencia ratificada?

Anteriormente la administración de Correa había perdonado a un periodista de Quito y a la líder indígena Mónica Chuji quien después del perdón dijo: «A mí solo me puede perdonar Dios. Yo soy inocente, así que no necesito que nadie me perdone».

El País

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, ha otorgado hoy el perdón a los acusados en el caso del diario El Universo, quienes habían sido condenados a tres años de cárcel y a pagarle 40 millones de dólares. «Así como tomé la decisión de iniciar el juicio, he decidido ratificar lo que desde hace tiempo llevaba en mi corazón: perdonar a los acusados del diario El Universo y he decidido también que desistiré del juicio contra los autores del libro El Gran Hermano«, ha dicho Correa en un discurso desde el salón amarillo del Palacio de Carondelet.

La condena a los tres principales directivos de diario El Universo, y su exeditor de Opinión, Emilio Palacio, dictada la semana pasada, tras un proceso judicial que ha durado un año, desató una avalancha de críticas porque se considera un durísimo golpe contra la libertad de expresión en Ecuador y el resto de la región.

«La lucha ha sido durísima, pero gracias a Dios, victoriosa, gratificante y fructífera», ha dicho Correa después de agradecer el apoyo a sus abogados, familiares y amigos. «Se han cumplido los tres objetivos básicos que buscábamos, que no era mandar preso a nadie ni quitarle medio centavo a nadie : primero, que El Universo mintió y no corrigió su mentira; segundo evidenciar que los directivos y el propio diario se prestan a cualquier cosa y tercero, lograr que los ciudadanos de Ecuador y toda América superen el miedo a esa prensa corrupta y abusiva».

Ya el jueves pasado Correa había insinuado un probable perdón. En el acto del salón amarillo han asistido ministros, autoridades y miembros del cuerpo diplomático.

«Hay perdón pero no olvido, tenemos que luchar para que la libertad de expresión sea de todos y no solo de los dueños de imprentas», ha dicho Correa, quien ha aprovechado durante su discurso de 40 minutos a criticar la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que había pedido al mandatario que no ejecutara la condena.

Correa usó Twitter para ironizar sobre el manifiesto firmado por 140 escritores en el que le acusan de “abuso de poder”. “Hoy, 140 ‘intelectuales’ a nivel ‘mundial’ (Santiago Roldós, Iván Carvajal, etc.) ‘denuncian’ persecución a periodistas y abuso de poder…”, se mofa el presidente, que omite que entre los firmantes se incluyen los españoles Fernando Savater y Rosa Montero (España), el mexicano Jorge Volpi y el cubano exiliado en España Raúl Rivero.

Este lunes, horas antes de producirse el anuncio presidencial, el vicepresidente de la República, Lenin Moreno, dijo que durante el año que ha llevado el caso El Universo “la intolerancia ha sido de ida y vuelta”. Merino señaló que hubo una “reacción desproporcionada” en el caso, pero pidió al país hacer una reflexión “del daño que nos hemos causado durante este más de un año en el cual definitivamente tanto la dignidad de la gente, tanto su buen nombre, y tanto la libertad de expresión pueden verse afectados”.

Y esta no sería la primera vez que desde el gobierno ecuatoriano se produce un “perdón” a sentenciados en demandas instauradas por funcionarios públicos. Una dirigente indígena inculpada por el secretario de la Administración y un director de un periódico quiteño enjuiciado por un primo del jefe de Estado también recibieron en meses anteriores una remisión de sus respectivas sentencias. «A mí solo me puede perdonar Dios. Yo soy inocente, así que no necesito que nadie me perdone”, dijo en noviembre pasado Mónica Chuji, la líder indígena “perdonada”.