jueves, 1 de marzo de 2012

Mañana elecciones parlamentarias en Irán ¿Un plebiscito para Ahmadineyad?

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Mañana viernes en Irán se realizarán elecciones parlamentarias. Analistas sostienen que los resultados bien podrían interpretarse como un plebiscito para la gestión de Mahmud Ahmadineyad.

Ahmadineyad al parecer ha perdido el apoyo de los más conservadores de la sociedad iraní, que le encaran ciertas «desviaciones» y otros lo culpan del «desastre económico» y de su mal manejo de las relaciones internacionales.

Abc.es

La figura de Mahmud Ahmadineyad ha logrado crear en el interior de Irán un terremoto similar al que causó su llegada a la escena internacional. Pese a obtener los mejores resultados que un presidente ha logrado en la historia de la república islámica en los comicios de 2009, según los datos oficiales que la oposición nunca aceptó, ha perdido el favor de la cúpula ultraconservadora que le aupó al poder.

Con los reformistas fuera de escena, sólo el núcleo fundamentalista del régimen tiene candidatos en las elecciones parlamentarias del viernes y «la gran diferencia entre ellos es el grado de crítica hacia el presidente, que va de mayor a menor, pero todos censuran su gestión y su alejamiento del Líder», asegura Hasan Hashemian, profesor de Sociología en la Universidad Al Azad de Teherán. Esta especie de voto de castigo le llega al mandatario cuando apenas le queda un año para el fin de su segundo y último mandato.

El más claro exponente de la crítica a Ahmadineyad es el grupo llamado «La voz de la nación» o «Los críticos con el gobierno». Está liderado por Alí Motahari, hijo del mítico ayatolá Morteza Motahari, y cuenta en sus filas con veteranos diputados como el ingeniero nuclear Mohamed Abbaspour, que tras cuatro legislaturas aspira a repetir por quinta vez en el Parlamento.

Oportunismo

«El gran problema de este gobierno liderado por Ahmadineyad ha sido la nefasta gestión económica que nos ha llevado a la grave crisis que sufrimos, él es el principal culpable por encima de las sanciones internacionales y es necesario que el nuevo Parlamento le vigile más de cerca», opina Abbaspour, que define a su grupo como «la cara moderada del conservadurismo dispuesta a una mejora en las relaciones con la comunidad internacional, con todos menos con los sionistas». Las voces críticas también echan en cara al presidente la mala gestión de la política externa que ha provocado el actual clima de tensión en la región.

La promesa electoral de Ahmadineyad de «llevar el dinero del petróleo a la mesa de los pobres» pesa como una losa sobre una gestión cuyo plan estrella fue suprimir hace un año el programa de subsidios públicos vigente desde los años de la guerra contra Irak y que no da ha dado los resultados esperados.

Al presidente le han abandonado también elementos que formaban su guardia pretoriana desde su etapa en la alcaldía de Teherán como Morteza Agha Tehrani o el ex ministro de Salud, Kamran Baqeri Lankarani, ahora miembros del Frente de Resistencia liderado por el ayatolá Mesbah Yazdi. «Todos estos hombres han sido los pilares del presidente hasta que empezaron sus problemas con el líder. Y ahora se desmarcan para reafirmar su fidelidad a Jamenei (líder espiritual iraní», señala el profesor Hashemian. Desde las otras candidaturas dudan de este espíritu crítico del Frente de Resistencia hacia el presidente y les acusan de seguir manteniendo contactos con «los desviados», que es como definen al actual núcleo duro del Gobierno liderado por Ahmadineyad y su mano derecha, Rahim Mashaei.

Esto es Irán y todo es posible hasta la apertura de las urnas. La lista más importante cambió su nombre 48 horas antes del fin de la campaña electoral porque a su líder, el jefe de la Asamblea de Expertos, ayatolá Mahdavi Kani, no le convencía. El «Frente Unido Principalista», se convirtió de la noche a la mañana en «El sendero de la nación y los seguidores del Líder».

Foto: elcomercio.com