miércoles, 7 de marzo de 2012

Netanyahu pide que EE.UU. provea a Israel de bombas antibúnker y aviones cisterna

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Al parecer Obama y Netanyahu hablaron algo más que el solo peligro iraní. Netanyahu fue más allá, pidió la autorización para que Estados Unidos venda a Israel las bombas GBU-28 y aviones para suministro de combustible.

Dos tipos de armamentos que permitirán que un ataque a Irán pueda tener el éxito esperado. Obama, gana tiempo, pero no más allá del tiempo que pueda necesitar Irán para terminar de desarrollar la bomba atómica.

El Mundo.es

Tras la decisiva reunión -llamada Cumbre Irán- con el presidente norteamericano, Barack Obama en Washington, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, regresa a Israel en un mar de filtraciones y declaraciones sobre un posible ataque contra el proyecto nuclear iraní.

«Ahora es el momento de reunirse, digerir y estudiar concienzudamente lo que nos ha dicho Estados Unidos. Después decidiremos», afirma el asesor de Seguridad Nacional israelí, Yaacov Amidror que no ha desmentido ni confirmado una petición muy significativa de Netanyahu a su máximo aliado: la venta de las poderosas bombas antibúnker GBU-28 y de modernos aviones de suministro de combustible.

Según una fuente de la Casa Blanca citada por varios medios israelíes, Obama «estudiará de forma positiva la petición». La sensación es que accederá a la venta del arsenal deseado, cuestión que está siendo tratada por el secretario de Defensa, Leon Panetta y su homólogo israelí, Ehud Barak. «Nosotros no solemos hablar de nuestras armas, ni por supuesto de lo que pedimos o no a EEUU», responde Amidror.

Se trata de dos instrumentos básicos para que la Fuerza Aérea israelí golpee de forma significativa las instalaciones nucleares iraníes. En primer lugar debido a la distancia entre ambos países. «La recarga de combustible aire-aire será crítica. Los cazas israelíes no necesitan solamente entrar y salir del espacio aéreo iraní. Necesitan tener suficiente combustible para disponer de tiempo sobre sus objetivos y cubrir cualquier contingencia que pueda surgir en la misión», afirmó el experto militar Douglas Barrie en un reciente informe.

Israel posee varios aviones cisterna basados en la estructura del Boeing 707 pero teóricamente no son suficientes ante una operación de esta envergadura en tiempo, distancia y oposición.

Respecto a la ya vieja demanda israelí de las bombas GBU- 28, los servicios secretos de varios países creen que Irán está acelerando el enriquecimiento de uranio en plantas ultraprotegidas y subterráneas como por ejemplo Fordow, cerca de la ciudad de Qom. Según Teherán, el plan tiene fines pacíficos.

Cabe destacar que el ex presidente George W Bush se negó a la venta de estas bombas hecha por el entonces primer ministro Ehud Olmert. Durante el mandato de Obama, el suministro de las GBU-28 ha sido tratado en más de una ocasión y ahora será completado.

Aunque parezca una paradoja, es un “caramelo” presidencial más para que Netanyahu no lance un ataque en los próximos meses. Uno compra bombas antibúnker y el otro, tiempo.

El jefe de Gobierno israelí ha arrancado un mayor compromiso de EEUU ante el programa nuclear iraní. «Netanyahu ha convencido a Obama de la necesidad de recortar los plazos a nivel diplomático y evitar que Irán siga ganando tiempo para completar su proyecto», revela una fuente israelí al diario ‘Maariv’.

Netanyahu no ha recibido luz roja para un ataque militar pero tampoco luz verde. «No fuimos a Washington para imponer líneas rojas o pedir luz verde a un ataque», añade Amidror.

Tras las advertencias de Obama ante las consecuencias (humanas, militares, políticas, económicas..) de un ataque que desembocaría quizá en guerra regional, los portavoces de Netanyahu inciden en un mensaje que le transmitió al propio mandatario norteamericano: «Se habla mucho del precio que supondría un ataque contra las instalaciones iraníes, pero también se debe tratar el enorme precio que significa que Irán tenga la bomba atómica».

En sus conversaciones con Obama y Panetta, Netanyahu afirmó incluso que «un ataque de misiles iraníes contra Tel Aviv es un precio inferior del que supondría vivir bajo la amenaza de un Irán nuclear».

Foto: elmundo.es