jueves, 8 de marzo de 2012

Renunció viceministro de Petróleo sirio para unirse a los rebeldes

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Abdo Hussameddin hasta anoche viceministro de Petróleo de Siria, renunció para unirse a la revolución. En un video publicado en Youtube explica su decisión. No quiero acabar mi vida «sirviendo a un régimen criminal», dijo. Esta es la primera renuncia importante de un funcionario de gobierno sirio.

El País

El viceministro de Petróleo sirio, Abdo Hussameddin, anunció la noche del miércoles, a través de un vídeo publicado en Youtube, que renuncia a su cargo y se une a los rebeldes. Hussameddin se convierte así en el político de mayor rango que abandona el régimen del presidente sirio, Bachar el Asad. «Yo, el ingeniero Abdo Hussameddin, el viceministro de Petróleo (…), anuncio mi deserción del régimen y mi renuncia», dice en el vídeo. «Me uno a la revolución de las personas que rechazan la injusticia y la campaña brutal del régimen, que está tratando de aplastar la demanda popular por la libertad y la dignidad», añade.

El régimen del Partido Baaz ha mostrado su solidez hasta la fecha, un año después de que la revuelta popular estallara en Deraa, en la frontera con Jordania, hace un año. Muy pocos funcionarios, a diferencia de lo que sucedió en Libia, han abandonado sus puestos. Algunos hombres sí han desertado del Ejército, pero las cifras de desertores militares tampoco asustan todavía al régimen, que prefiere utilizar las brigadas compuestas por alauies, mucho más leales al presidente, miembro de la misma confesión. El hundimiento del régimen, de producirse, no llegará como consecuencia de una abierta operación militar extranjera, rechazada hasta la fecha por todos los países occidentales. El enviado de la ONU y de la Liga Árabe, Kofi Annan, ha asegurado en El Cairo: «Creo que cualquier aumento de las operaciones militares causaría un deterioro de la situación y la empeoraría».

En Bab Amro, el barrio de Homs bombardeado durante casi un mes y finalmente recuperado por las tropas del Gobierno la semana pasada, la situación no puede empeorar mucho más. La jefa de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU, Valerie Amos, ha comentado tras reunirse en Damasco con varios ministros sirios. «Estoy desolada por lo que vi ayer en Bab Amro. La destrucción allí es significativa, y estoy preocupada por lo que haya podido ocurrir a la gente que vivía en esa parte de la ciudad».

Burhan Ghaliun, jefe del Consejo Nacional Sirio, principal grupo de la oposición, dio la bienvenida a la deserción del viceministro y animó a seguir el ejemplo de Hussameddin. «Hago un llamamiento a todos los miembros del Gobierno y a los funcionarios a abandonar el régimen y sumarse a las filas de la revolución por la libertad y la dignidad», declaró Ghaliun a la agencia France Presse desde París.

Rami, la activista que grabó el vídeo en el que Hussameddin renuncia a su cargo y lo ha publicado en YouTube, ha explicado a la agencia AFP en Beirut (Líbano) que la oposición ha ayudado a organizar su renuncia. La activista ha pedido, además, que no se divulgue el lugar donde se hizo la grabación por razones de seguridad.

Hussameddin ha acusado a Rusia y China de respaldar al régimen. «No son amigos del pueblo sirio, sino socios de la matanza del pueblo de Siria», ha dicho el político, que asegura que ha servido 33 años al Gobierno y que no quiere acabar su vida «sirviendo a un régimen criminal». «Por eso me he unido al camino correcto, a sabiendas de que este régimen va a quemar mi casa, cazar a mi familia y fabricar mentiras», añade. Hussameddin también ha aconsejado a sus colegas que abandonen «este barco que se hunde».

Sea próximo o no el hundimiento del régimen, tal como vaticina Hussameddin, la rebelión popular —pacífica en los primeros meses y ya violenta después de soportar meses de represión— parece imparable a estas alturas. Alrededor de 8.000 personas —la mayoría civiles, aunque también soldados leales al régimen— han muerto desde el 15 de marzo de 2011 en la embestida del Gobierno contra las ciudades más combativas: Homs, Idlib, Hama, Deraa. Nadie cree que sea ya posible encauzar el conflicto a través de la negociación

Foto: pantalla video