viernes, 9 de marzo de 2012

La UNESCO cambia el nombre del premio Teodoro Obiang que honraba al dictador africano

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Teodoro Obiang

Un debate de cuatro años en la UNESCO llegó a su fin hoy. El polémico premio Teodoro Obiang -que honraba el nombre de su benefactor, el dictador en ejercicio de Guinea Ecuatorial- cambió de nombre por Premio Unesco Guinea Ecuatorial para las ciencias en África. Los 3 millones de dólares que prevé el reconocimiento ya no provendrían de la fundación del dictador, sino del gobierno de Guinea. Una decisión que ha dejado un mal sabor en muchas delegaciones occidentales.

El País

El consejo ejecutivo de la UNESCO ha decidido por mayoría mantener el polémico premio de las ciencias Teodoro Obiang, pero cambiando el nombre y la fuente de financiación del galardón. La delegación guineana impuso que el premio pase a llamarse Guinea Ecuatorial para las ciencias en África, y que los tres millones de dólares de dotación los ponga el Gobierno y no la Fundación Nguema del dictador guineano. Los votos de los países de África, Latinoamérica, Rusia, India y China inclinaron la balanza a favor de la solución cosmética en medio de una fuerte discusión. Europa, Japón y Estados Unidos no lograron su objetivo, que era que Guinea presentara un premio totalmente nuevo.

Varias ONG llevan años pidiendo a la UNESCO que anule definitivamente el premio Teodoro Obiang para la Investigación de las ciencias de la vida, llamado así en honor del dictador que gobierna Guinea desde 1979. Según Transparencia Internacional, la opacidad de los fondos de la fundación donante impedía a la UNESCO dar cobijo a un galardón cuyo objetivo era limpiar la imagen internacional del dictador Teodoro Obiang.

Los asesores jurídicos de la UNESCO recomendaron al consejo que Guinea presentara un dossier diferente con el nuevo nombre del premio y otra vía de financiación, pero los países africanos, más Brasil, Cuba, Venezuela, Rusia, China e India, impusieron que el galardón sea una simple enmienda del anterior. El llamado Grupo 1, Europa, Estados Unidos y Japón, al que se sumó Perú, votó en contra de la resolución. La tesis de la excolonia española ganó por 33 votos a favor y 18 en contra. La votación pone fin a un debate de cuatro años.

El embajador español ante la UNESCO, Ion de la Riva, explica que “Guinea fue flexible al aceptar cambiar la denominación del premio y el origen del dinero, pero se negó a asumir la recomendación jurídica y no quiso presentar una candidatura nueva que desvinculara el galardón del anterior. Nosotros habríamos votado a favor de esa resolución”.

Para De la Riva, la decisión del consejo “salva el buen nombre de la UNESCO, que no podía autorizar un premio llamado con el nombre de una persona tan polémica. Lo triste es que se ha impuesto por mayoría y no por consenso, y contra la opinión de los expertos jurídicos”.

La directora general de la UNESCO, la búlgara Irina Bokova, que siempre se opuso al galardón, mostró su decepción por una “decisión sin precedentes” y espetó al bloque africano que había conseguido una “victoria pírrica” y sin consenso. Al parecer, los países africanos temían que si Guinea presentaba el premio ex novo a la asesoría jurídica esta intentaría ganar tiempo para retrasar de nuevo el trámite.

Otra fuente del consejo ejecutivo considera que el asunto ha dejado ver “la hipocresía occidental que considera que el dinero de países como China, Arabia Saudí o de Qatar es más limpio que el de un pequeño país africano». Y pone como ejemplo la actitud de Estados Unidos, que hasta este mismo año había apoyado el premio Obiang anteponiendo sus intereses petroleros en Guinea.

Un asistente a la reunión del consejo revela que los delegados africanos se levantaron para protestar cuando el embajador español afirmó que era un día triste para la institución cultural y social de la ONU. Agapito Mba Mokuy, consejero especial del presidente guineano, afirmó que la UNESCO es una institución democrática y se felicitó por el voto.

Foto: elpaís.com