domingo, 11 de marzo de 2012

El expresidente alemán Christian Wulff escogió el monasterio para cambiar de vida

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

A la usanza de la aristocracia medieval que usaba a los monasterios como claustros para expiar sus penas, el expresidente de Alemania, Christian Wulff, quien renunció por acusaciones de corrupción y tráfico de influencias, escogió también el camino del monasterio para cambiar de vida, al menos por algún tiempo.

El Mundo.es

La salida de la Presidencia alemana ha llevado a Christian Wulff a recluirse en un monasterio, según publica ‘Bild am Sonntag’. El ex jefe de Estado, que dimitió el mes pasado por un escándalo de corrupción, ha decidido cambiar de vida durante una temporada y sólo interrumpió su enclaustramiento el pasado jueves, para asistir a su despedida oficial con honores militares.

El rotativo cita a fuentes políticas de alto rango, aunque sin mencionar nombres. La información no aclara cuánto tiempo más quiere pasar Wulff en el monasterio.

El ex presidente, de 52 años, aprovechó su reclusión para someterse a un chequeo médico, según ‘Bild’. Poco después de su dimisión sufrió un cólico nefrítico, por lo que tuvo que ser ingresado en un hospital.

Wulff es católico practicante. En 2007, cuando era primer ministro del estado de Baja Sajonia, viajó a Roma para tener una audiencia privada con el Papa Benedicto XVI.

Gastos

El semanario ‘Der Spiegel’ asegura, por otra parte, que la Unión Cristianodemócrata (CDU), el partido conservador de la canciller Angela Merkel, quiere que el Estado deje de costear los gastos de la oficina y el coche oficiales de Wulff tan pronto como el ex presidente encuentre una nueva actividad.

Los socialistas del SPD ya manifestaron que están en contra de que se le pague esa dotación y tratarán de revocarla en el Parlamento.

El ex presidente está siendo investigado por la fiscalía por haber recibido favores económicos de un empresario cuando era primer ministro de Baja Sajonia. Este hecho fue el detonante de su renuncia.

En Alemania hay una gran polémica por el hecho de que Wulff vaya a recibir un salario vitalicio anual de 200.000 euros, pese a que ocupó el cargo de presidente menos de 600 días.

Foto: zimbio.com