lunes, 12 de marzo de 2012

La Francia que ayer hizo de la minifalda un ícono, hoy la prohíbe

Publicado en:
Entretenimiento
Por:
Temas:

Se podría decir que Francia e Inglaterra son la cuna de la minifalda. En efecto, aunque la mayoría acepta como creadora de la pequeña pieza, a la británica Mary Quant, el diseñador francés André Courrèges también se atribuye la autoría del invento, que revolucionó el mundo a partir de los años 60.

Pero hoy en día en Francia cada vez se refuerza una tendencia para prohibir la minifalda, empezando por los colegios secundarios. La razón dicen es «proteger a la niñas», pero esta no están de acuerdo con este pretexto.

Según un sondeo del Observatorio Orange Terrafemina, el 83% de los padres encuestados apuestan por prohibir los uniformes «indecentes» en los colegios.

¿Qué pasó? ¿Los revolucionarios de ayer son los conservadores de hoy? ¿Cuántas madres de ese 83% usaron minifalda en su adolescencia o juventud? Los tiempos cambian…

El Mundo.es

La iniciativa no escondía, en apariencia, maldad alguna: cambiar el vaquero por una minifalda para festejar el Día de la Mujer. Pero donde unas veían un inocente acto reivindicativo otros vieron un peligro, una provocación y algunos incluso un gesto indecente.

En el país de la liberté y la égalité la prenda que revolucionó la moda ha pasado a ser casi una proscrita. Al menos su uso por parte de las menores sí se ha puesto en tela de juicio.

El pasado jueves una veintena de niñas de entre 13 y 15 años de un colegio de Poncin (Rhone Alpes) que querían celebrar a su manera el Día de la Mujer se toparon con el «no» de la dirección del centro.

«Llevaba una falda de flores que me llegaba por encima de las rodillas. No me parece que eso sea una provocación. Lo que me parece aberrante es que se nos obligue a quitarnos la falda porque dicen que no podemos trabajar bien con ella», ha protestado una de las alumnas reprendidas a la radio francesa RTL.

‘Proteger a las niñas’

De la simple coquetería al peligro hay una fina línea, según el centro, que decidió intervenir para evitar posibles ataques a las adolescentes.

«Les hemos explicado que su acto era muy loable, pero que era preferible cambiar el vestuario para evitar que otros niños les faltaran al respeto. Desgraciadamente, muchos las han insultado», ha defendido el docente Thierry Gouchon a la citada radio. «Nuestra intención no era la de prohibir ni sancionar sino la de proteger a las niñas» , ha añadido.

A pesar de las palabras de sus compañeros y de las advertencias del centro las menores no se dieron por vencidas y firmaron un manifiesto de protesta para pedir «respeto, incluso en minifalda».

Alrededor de 80 colegialas y profesores suscribieron el texto. Además, la asociación «Ni putas ni sumisas» también ha apoyado la acción de las adolescentes. Desde hace años esta organización celebra en el mes de noviembre el Día de la Falda, una jornada para reivindicar la feminidad sin complejos.

Reeducar la mirada sucia

«Es escandaloso, este tipo de actitudes hacen pensar que la provocación viene de la niña que lleva la falda. Se da la idea de que la menor es una puta», ha protestado a Le Progress la presidenta de la asociación, Asma Guenifi, que cree que no se trata de reprender a las niñas sino de «reeducar la mirada de los hombres» y de abordar la relación entre ellos y ellas. «Hay que hablar de sexismo y luchar contra los prejuicios» , ha dicho.

No se trata de la primera vez que un centro educativo llama la atención a una de sus alumnas por enseñar nalgas. El pasado mes de junio otro colegio de Seine et Marne, en la región parisina, también causó controversia al llamar al orden a una colegiala por llevar una falda demasiado corta.

Según un sondeo del Observatorio Orange Terrafemina, el 83% de los padres encuestados apuestan por prohibir los uniformes indecentes en los colegios para evitar problemas.

Acto reivindicativo para unos o provocación de Lolita para otros, el incidente se produce en medio de la polémica por la hipersexualización de las menores en Francia.

El ya denominado informe anti lolitas encargado por la senadora de UMP, Chantal Jouanno, desvela la preocupación de políticos y padres por la hipersexualización de las niñas. Estas, según el controvertido documento, han acentuado sus expresiones y posturas de adultas y visten cada vez más provocativas.

Estos comportamientos, advierte el texto, fomentan «el desarrollo de conductas peligrosas» como la anorexia. Por eso, para prevenir, da una serie de recomendaciones para evitar que la fiebre de las lolitas se extienda, como la prohibición de publicidad en la que se vean imágenes sexuales de menores, o que un niño pueda ser modelo de una marca de lencería antes de los 16 años. También prevé censurar los concursos de mini miss, que cosechan gran éxito en Francia.

Fotos:

elconventillodelamuseologa.blogspot.com