viernes, 23 de marzo de 2012

La Unión Europea aplica sanciones a la esposa y otros familiares de Bashar al Assad

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Como una manera de afianzar el cerco diplomático contra el régimen de Bashar al Assad, la Unión Europea, UE, aprobó sanciones contra su familia. Particularmente la UE apuntó a su esposa, Asma Fawaz al-Akhras, su madre y otros familiares. Asimismo, se incluyó a otras ocho personalidades del régimen. La medida tomada por la UE incluye congelación de sus cuentas bancarias y prohibición de ingreso a la comunidad.

Asma Fawaz al-Akhras, nació en el 1975, en Acton, Londres. Hija de un cardiólogo y una diplomática retirada que emigraron al Reino Unido, procedentes de Homs, Siria. Asma se educó en Londres e hizo carrera en la banca. Trabajó para el Grupo Deutsche Bank en la división de gestión de fondos con clientes de Europa y Extremo Oriente. En 1998, se incorporó a la división de banca de inversión de J. P. Morgan, en las oficinas de Nueva York. En el 2000 se marchó a Siria para casarse con Bashar al Assad.

Los elementos que sembraron el malestar en la Unión Europea contra Asma fueron las publicaciones de una serie de correos electrónicos entre la pareja presidencial siria, donde hablan de las lujosas compras que hacía Asma y la absoluta insensibilidad de la pareja, en momentos que las tropas de Bashar al Assad asesinaban a cientos de opositores al interior del país.

Más información de El País

La Unión Europea ha aprobado este viernes una nueva ronda de sanciones contra el régimen sirio, la décimotercera desde que comenzó hace un año la sangrienta crisis, que incluye a la esposa del presidente, Asma el Asad, así como a la madre, hermana y una cuñada de Bachar el Asad. Catherine Ashton ha declarado, antes de la decisión de los ministros de Exteriores comunitarios, que las sanciones constituyen “un instrumento muy importante” para que haya cambios en Siria.

Las mujeres de la familia Asad verán sus cuentas congeladas en la Unión, a la que también tendrán vetado el acceso, lo mismo que otras ocho personalidades del régimen y dos firmas petroleras. Este paquete es el último de una serie que ya impuso la prohibición de que la Unión importara petróleo de Siria y medidas contra el banco central y otras compañías y organismos públicos sirios.

Pese al énfasis en que las sanciones son un instrumento capital para reconducir la situación en el país, el hecho es que hasta ahora no parecen haber hecho mella en el régimen. El pasado fin de semana la UE impuso restricciones financieras a Irán al prohibir que operara con el país la plataforma Swift a través de la cual se realizan las transacciones financieras entre entidades privadas. El objetivo declarado es estrangular al régimen iraní y obligarle a negociar sobre sus planes nucleares. A Siria no le ha llegado la hora de ser acosada con Swift. “Con Siria iremos paso a paso”, dice una fuente diplomática. Ponerse de acuerdo sobre Swift e Irán les costó a los Veintisiete dos años de discusiones.

En el terreno diplomático, la Unión volverá a pedir este viernes a la oposición siria que busque el modo de trabajar unida. “El reconocimiento del Consejo Nacional Sirio [CNS] como interlocutor privilegiado de la UE ha provocado la irritación de los otros grupos”, apunta un diplomático europeo para dar cuenta de la dificultad de crear ese frente unido de la oposición. El CNS reclama una intervención más activa de Turquía e idealmente una operación militar contra el régimen de Asad a partir de la OTAN. Ni la Alianza ni la UE están por aventuras militares y Turquía pide a la oposición del CNS que sea capaz de atraer a los cristianos y otros grupos religiosos que apoyan al régimen por temor a un triunfo de los suníes.

La inclusión de Asma Al Asad, británica de nacimiento y antigua empleada en la banca de inversiones, es fruto de la indignación moral provocada por el reciente descubrimiento de intercambios de correos electrónicos entre la pareja presidencial en que hablaban con liviandad de compras de consumo ligero y de lujo mientras los soldados machacaban a la població

Fotos: elpaís.com y marcosproenca.com.br