sábado, 24 de marzo de 2012

Entusiasmo en México por la visita del Papa bajo la sombra del episodio del padre Maciel

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

El Papa Benedicto XVI se encuentra desde ayer en México. Hoy se entrevistará con el presidente Felipe Calderón, quien es católico. La visita del Papa ha generado gran entusiasmo en un país que aglutina la mayor cantidad de feligreses después de Brasil.

Pero es verdad que la fe ha ido disminuyendo últimamente y la iglesias protestantes han ganado mucho terreno.

Particularmente hizo mucho daño a la iglesia católica el escándalo que suscitó el sacerdote mexicano Marcial Maciel, quien por décadas abusó sexualmente de seminaristas y llevó una vida doble, algo que fue reconocido por la Iglesia en 2010. Pero la iglesia lo ha protegido hasta hoy y Maciel no ha enfrentado a la justicia.

Reporte de La Jornada

El papa Benedicto XVI manifestó este viernes que es necesario desenmascarar el mal del narcotráfico en México, origen de la ola de violencia que padece el país, donde miles de personas han sido asesinadas en los pasados cinco años.

El pontífice arribó por la tarde a México, segundo país con más católicos después de Brasil, donde miles de fieles, entusiastas, lo esperaron en Guanajuato.

Debemos hacer todo lo posible para combatir este destructivo mal que ataca la humanidad y nuestra juventud, expresó a periodistas a bordo del avión que lo trasladó de Roma a León, Guanajuato.

Es responsabilidad de la Iglesia educar conciencias, enseñar responsabilidad moral y desenmascarar el mal, esta idolatría por el dinero que esclaviza al hombre, las falsas promesas, las mentiras y el fraude que están detrás de las drogas, señaló.

Posteriormente comentó que la ideología marxista ya no corresponde con la realidad de Cuba. La Iglesia católica, apuntó, está dispuesta a ayudar a la isla a encontrar nuevas formas para avanzar sin trauma y a lograr una transición pacífica.

Señaló que “nuevos modelos deben ser encontrados con paciencia y de forma constructiva. Nosotros –añadió– queremos ayudar”.

Deseamos contribuir a un diálogo espiritual para evitar traumas y ayudar a avanzar en una sociedad que es fraternal y justa, que es lo que deseamos para todo el mundo.

El Papa se entrevistará este sábado con el presidente Felipe Calderón, conservador y católico, en momentos en que su estrategia de combate a los cárteles de las drogas es cuestionada y a pocos meses de que los mexicanos elijan a quien lo sucederá a partir del primero de diciembre.

En la ciudad de León, famosa por fabricar zapatos, los fieles colocaron fotografías de Benedicto XVI en las fachadas de sus casas, inclusive en lugares de venta de los tradicionales tacos, y anuncios espectaculares sobre avenidas transitadas.

Cientos de personas entran y salen de tiendas de artículos religiosos y numerosos templos en el centro de la ciudad, donde se ve a muchas monjas y sacerdotes caminando por las calles.

Sí, estoy muy entusiasmada de que venga el Papa, ahora que México está de cabeza, hay mucha violencia y mucha gente no tiene empleo, comentó Francisca Martínez, de 51 años, cuando salía de orar de una iglesia acompañada por una de sus hijas.

La sombra de Juan Pablo II y Marcial Maciel

Pero pese al fervor católico en León, en el resto del país Benedicto XVI no despierta tanta expectativa como su antecesor, Juan Pablo II, quien visitó México cinco veces.

La fe católica en México se ha visto disminuida por una labor pastoral menor, lo que ha permitido a iglesias protestantes ganar terreno, pero también por el escándalo del sacerdote mexicano Marcial Maciel, quien por décadas abusó sexualmente de seminaristas y llevó una vida doble, algo que fue reconocido por la Iglesia en 2010.

Maciel, uno de los favoritos de Juan Pablo II, fue sentenciado por la Iglesia en 2006 a una vida de penitencia y encierro, pero sin haber enfrentado la justicia y cobijado por el imperio económico que formó con las donaciones de familias mexicanas millonarias.

El entusiasmo que se está viviendo en León no es el mismo que en el resto del país, aseveró Bernardo Barranco, especialista en temas religiosos, quien escribió el prólogo del libro La voluntad de no saber.

El tema de los abusos del padre Maciel evidentemente viene a opacar la visita, agregó.

Una encuesta divulgada el viernes mostró que 82 por ciento consideraba santo padre a Juan Pablo II, mientras sólo 2 por ciento ve de esa manera a su sucesor.

Benedicto XVI desarrollará todas sus actividades en Guanajuato, incluida una misa multitudinaria el domingo, a la que asistirán miles de personas.

Según el sondeo, 72 por ciento de consultados dijo esperar que el Papa se refiera a la inseguridad que vive el país, frente a 24 por ciento que prefiere que no lo haga.

Sabemos que tiene que dar un mensaje de que esto puede cambiar. Aquí estamos hartos, no es posible que sigamos igual, señaló Rubén Santibáñez, médico de una asociación de doctores católicos, cuya hermana viajó de Los Ángeles para ver a Benedicto XVI y en el camino encontró avenidas bloqueadas por narcotraficantes en la ciudad de Guadalajara.

Este sábado será presentado a la prensa, en León, un libro con más de 200 documentos que buscan demostrar que el Vaticano sabía de los abusos de Maciel desde la década de 1940.