domingo, 25 de marzo de 2012

Benedicto XVI oficia la más grande misa celebrada en Guanajuato frente a unas 400 mil personas

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

El Papa Benedicto XVI, continuando con su visita por México, realizó un largo recorrido de 30 minutos y luego comenzó la Misa principal de su visita, ante más de 400 mil personas congregadas en el parque Bicentenario de Silao, en el estado de Guanajuato.

Reporte de Reuters:

El Papa Benedicto XVI llamó el domingo a los mexicanos a renovar su fe católica, debilitada por los dramáticos problemas del país como la ola de violencia del narcotráfico pero también golpeada por casos de pederastia en el clero.

México es el segundo país con más católicos en el mundo después de Brasil, pero el número de fieles ha ido en descenso constante en las últimas décadas, lo que ha permitido a iglesias protestantes ganar terreno.

Incluso han florecido cultos no reconocidos por el Estado ni por la Iglesia como la Santa Muerte, al que se le relacionada con delincuentes.

El Papa hizo un pedido a los fieles «para que resistan a la tentación de una fe superficial y rutinaria, a veces fragmentaria e incoherente», durante una multitudinaria misa en las afueras de la ciudad de León, en el estado central Guanajuato, uno de los bastiones católicos del país.

«Se ha de superar el cansancio de la fe», dijo el Papa, recordando la llamada Misión Continental a la que están volcadas todas las diócesis de América Latina y el Caribe con el fin de renovar el fervor religioso.

México, que fue visitado por el fallecido Papa Juan Pablo II cinco veces, vive bajo el acoso de los cárteles del narcotráfico, que luchan entre sí por las rutas para introducir drogas hacia Estados Unidos pero también extorsionan negocios y tienen corrompida a la policía.

«Esta dramática realidad tiene raíces perversas que la alimentan: la pobreza, la falta de oportunidades, la corrupción, la impunidad, la deficiente procuración de justicia y el cambio cultural que lleva a la convicción de que esta vida sólo vale la pena ser vivida si permite acumular bienes y poder rápidamente y sin importar sus consecuencias», dijo el arzobispo de León, José Rábago, antes de iniciar la misa.

En la celebración de la misa participan unos 250 cardenales, más de 100 obispos de México y los presidentes de las Conferencias Episcopales de América Latina y del Caribe. También asisten prelados de todo el continente americano y más de 3 mil sacerdotes. La misa es animada por una orquesta de 60 músicos un coro de 200 personas.

Pero la visita del Papa a México está empañada por las denuncias de abuso sexual cometidas por el sacerdote mexicano Marcial Maciel. El Vaticano en lugar de haber reaccionado investigando y sancionando al sacerdote, lo protegió.

Hoy precisamente representantes de las víctimas presentaron en conferencia de prensa, un libro conteniendo 212 documentos que incriminan al sacerdote Maciel. En dicho libro se vierten palabras duras para el Vaticano y el Papa.

A este grupo de personas los ha indignado también el hecho que el Papa sólo se haya reunido con los hijos de las víctimas del narcotráfico, pero no con las víctimas de abusos sexuales.

A continuación el reporte de El País.com

Las víctimas de Maciel acusan al Papa de ocultar el escándalo

Las víctimas de los abusos sexuales a menores cometidos por el fundador de la Legión de Cristo, el sacerdote mexicano ya fallecido Marcial Maciel, han manifestado este sábado su repulsa por la ocultación a sabiendas del escándalo por parte del Vaticano durante décadas y su indignación por que el papa Benedicto XVI, de visita en México, no tuviera previsto recibirlos.

Los exlegionarios José Barba y Alberto Athié y los investigadores Fernando M. González y Bernardo Barranco han denunciado en conferencia de prensa celebrada en León, la ciudad del Estado de Guanajuato donde pernocta el Papa, que la Santa Sede ocultó los abusos sexuales cometidos por Maciel desde los años cuarenta del siglo pasado. Maciel fundó la congregación en enero de 1941 con el nombre de Misioneros del Sagrado Corazón y posteriormente lo cambió a Legión de Cristo.

“El Vaticano sistemáticamente eludió su responsabilidad. No solo sabía, sino que toleró y protegió a Maciel. El Vaticano mintió”, afirmó Barranco.

Barba, por videoconferencia por estar enfermo, y Athié y González han presentado el libro La voluntad de no saber (editorial Grijalbo), en el que se recoge parte del expediente vaticano de Maciel, que consta de 212 documentos y más de 600 páginas, en las que se tipifican los delitos del líder de los legionarios. Según los autores estos documentos inéditos podrían, de haber sido tomados en cuenta a tiempo, haber obstaculizado la beatificación de Juan Pablo II.

Entre los documentos se encuentra la carta que el exsacerdote Athié envió en 1999 a Joseph Ratzinger —en aquel entonces responsable de la Congregación para la Doctrina de la Fe, cargo que ocupó durante 24 años—, en la que se denunciaba el caso, y su respuesta. El actual Papa contestó: “Lamentablemente, el caso de Marcial Maciel no se puede abrir porque es una persona muy querida del papa Juan Pablo II y además ha hecho bien a la Iglesia. Lo lamento, no es posible”. Karol Wojtila llegó a calificar a Maciel de “guía eficaz de la juventud”. Benedicto XVI solo tomó cartas en el asunto en 2006 cuando ordenó al fundador de los legionarios retirarse y dedicarse a una vida de penitencia.

Los autores de La voluntad de no saber han hecho público también un durísimo manifiesto dirigido a Benedicto XVI que comienza así: “Fallecieron ya, como nuestras esperanzas de verdad y justicia en la Iglesia, varios de los exlegionarios de Cristo (…)”. Y continúa: “Nos consternaba pensar cómo era posible que una sabiduría tan antigua como la de la Iglesia hubiera podido ser engañada tan fácilmente, a tan altos niveles jerárquicos, por tanto tiempo (…) No se nos escuchó ni se nos creyó”. El documento critica la actitud “timorata, irresponsable y servil” del episcopado mexicano y concluye recordándole a Ratzinger: “Por Vuestras manos pasó la oportunidad de aceptar la verdad y de aceptarnos a nosotros”.

El escándalo de Maciel está aún muy presente en la sociedad mexicana y por tanto resulta más sorprendente que la agenda de Benedicto XVI durante su primera visita a México no contemple reunirse con sus víctimas, limitándose a enviar un mensaje a la infancia de este país. El Papa sí se encontró con ellas en sus viajes a EE UU y Australia en 2008, a Portugal y Malta en 2010 y a Reino Unido y Alemania el año pasado. El presidente de la Conferencia del Episcopado mexicano, Carlos Aguiar Retes, ha asegurado este sábado que los casos de pederastia “están abiertos para la Iglesia, que al igual que el Papa está consciente y sensibilizado con la importancia del tema”. Aguiar afirmó que “el Papa ha estado siempre pendiente de dar consuelo a las víctimas, y no solo consuelo moral sino también restaurar a la persona dañada”. El jefe de la Iglesia mexicana no descartó una reunión de Ratzinger con las víctimas.

Fotos: cronica.com.mx y elpaís.com