lunes, 26 de marzo de 2012

Sofía Carrero: fotógrafa, estudiante e inmigrante que se integra a través del arte

Publicado en:
Crónicas de Inmigrantes
Por:
Temas:

Crónicas de inmigrantes en Canadá, Sofía Carrero estudiante que se integra a través del arte

Sofía es de esas mujeres francas, extrovertidas y directas; que tienen una risa que se contagia y que cuando se molestan “tiembla tierra”. Son todas características apreciadas por quienes la conocen en su Venezuela natal, pero que también le han servido de apoyo y avance en su nueva ciudad: Montreal.

La historia de Sofía en Canadá es corta en términos de años. Llegó a Montreal en 2009 con la intención de estudiar fotografía. Meta que cumplió y que la llevó a desarrollarse en un nuevo ámbito, considerando que traía desde Venezuela una licenciatura en sociología.

Sin embargo, la experiencia -profesional, social…de vida-  de esta joven caraqueña en la ribera del Saint-Laurent es rica, amplia, diversa y sobre todo, pluricultural. Sofía Carrero es una buena muestra de esa condición inherente del residente de esta ciudad canadiense. Está completamente integrada.

Su recorrido académico en Montreal comenzó en el Collège Marsan. Aquí es importante destacar que venía con un francés aprendido en Caracas (muchos años atrás) que le sirvió para comenzar sus estudios sin problema alguno.

“La curiosidad me ayudó mucho en el Marsan. Tenía que aprender otro idioma y no me refiero solo al francés. Era definitivamente otra manera de comunicarme. Soy una persona de muchas palabras y tuve que aprender a expresar todo a través de una imagen”.

Exposiciones y voluntariado=la integración

Fue la etapa del collège la que llevó a Sofía Carrero a procesar, entender y aplicar el proceso de integración del cual tanto nos hablan cuando llegamos a la ciudad. Aunque estaba como estudiante tenía claro que en sus planes estaba el permanecer en Canadá como residente. Tenía todo el perfil: los idiomas,  la experiencia laboral…los puntos. Tenía todo para ser una profesional calificada y como tal tenía que asumirse en esa etapa de estudiante.Crónicas de inmigrantes en Canadá, Sofía Carrero

Los estudios en el Marsan se prolongaron desde principios del 2010 hasta julio de 2011. Fue en esa misma etapa que mientras aprendía a plasmar ideas en imágenes, mientras convivía con québécois, franceses, latinos, rumanos (y pare usted de contar) y mientras se encontraba con las calles, avenidas, la nieve y el sol de Montreal, Sofía comenzó a concebir lo que fue su primera exposición fotográfica: «Arrêt=la folie».

“Fue una exploración urbana, pero fue también mi manera de percibir la ciudad, de percibir que estaba perdida, mi manera de representar el caos, siendo Montreal una ciudad tan organizada como es”, recuerda bien la fotógrafa.

En ese mismo período, la entonces aprendiz de fotógrafa siguió aplicando las recetas de inmigración. Ojo: no solo por ser la receta en sí, sino porque era una vena que traía de su país de origen y que vio aquí podría desarrollar a niveles máximos: el voluntariado.

Y así Sofía realizó no menos de cinco voluntariados entre 2010 y 2011. De cada uno de ellos tiene bellas experiencias que recuerda y que, al narrarlas, ríe a carcajadas.

“En 2010 tuve mi primer acercamiento con la Ville de Montréal. Había ido por diversión a una reserva aborigen en Quebec. Alguien que trabajaba como voluntario para la promoción de una mejor vida para estas comunidades vio mis fotos y me llamaron para utilizarlas en el banco de imágenes de la Réseau pour la stratégie urbain de la communauté autochtone  à Montréal”.

De esta primera experiencia, la fotógrafa pasó a ser locutora -como voluntaria- en Radio Latina: una emisora de Montreal que  transmitía su programación 100% en español. “Allí trabajé con Alfonso Quintero en el programa ‘El trancón de la tarde’. Tenía que leer las noticias traduciéndolas. Fue una escuela maravillosa. Aunque soy una persona muy extrovertida y no me cuesta hablar, el hecho de que fuera en vivo hacía la experiencia diferente. Me podía equivocar, pero mi compañero, experto, le daba la vuelta y todo quedaba perfecto. Fue un mes de aprendizaje muy bonito”.

Dejó entonces el micrófono y tomó de nuevo su cámara para irse al diario latino de Montreal La Voz.“ “Siempre  había tenido esa parte periodística. Me gusta mucho comunicar. Me gusta mucho transmitir un mensaje. Trabajé con el periodista Alberto Méndez. Él hacía las entrevistas y yo tomaba las fotos. Las pautas fueron básicamente de eventos sociales y culturales. Hice también muchas entrevistas y muchos contactos. Fue una experiencia muy rica porque fue otra manera de integrarme a la cultura e hice algo que siempre había querido: comunicar a través del periodismo”.

Con cámara en mano, Sofía se fue a fotografiar la jornada de “la marche de l’espoir” que realiza la Société canadienne de la sclérose en plaques (SP), también como voluntaria.

Desde 2010 y hasta la fecha, la fotógrafa también es “latinartista” y es una de las más asiduas partícipes y colaboradoras de la Fundación LatinArte de Montreal. Con esta organización colabora de forma constante como fotógrafa y mantiene una relación directa (y en ambos sentidos) en la promoción de  eventos.

Siguiendo el plan del crecimiento

Sofía se vio a mediados del año pasado siguiendo sus metas y en un punto se preguntó: “¿cuál es el siguiente paso que debo hacer para seguir creciendo?”. La respuesta inmediata: perfeccionamiento del francés…escrito.

“Cuando llegué a Montreal y desde entonces he hablando como una perica. Todo el mundo me entiende, a todos les entiendo. Pero siempre pensé que a la hora de escribir el panorama dejaba de ser tan fácil. Me dije entonces: ‘he decidido que tengo que seguir creciendo profesionalmente porque ya yo lo estaba haciendo en Venezuela. Es un proceso que no puedo parar. Tengo una profesión técnica aquí. Me demostré a mí misma que soy capaz de estudiar otra profesión en francés. Ahora la idea es escribir correctamente y por eso comencé el certificado de francés escrito para no francófonos de la UQAM”.

Además de la gramática y sus bellos complementos directos e indirectos, el tedioso subjuntivo, los determinantes y la maravillosa vida universitaria montrealesa, la fotógrafa tuvo una experiencia inmediata y gratificante en los pasillos de una de las casas de estudio con más estudiantes en Quebec. Apenas estando en el primer trimestre -y con la suerte de que la universidad celebraba entonces la Semana Hispana– Sofía obtuvo el tercer premio del evento «Ça c’est le monde hispanophone», con una foto que se denominó «Homenaje» y en la cual se podía ver a una de sus amigas interpretando a una actual y mística Frida Kahlo con alusiones al Popol Vuh.

Crónicas de inmigrantes en Canadá, Sofía CarreroLos pasillos de la UQAM son parte del día a día actual de la fotógrafa venezolana que comulga entre varias culturas. La fotografía es, sin duda, su apoyo y su sustento hacia el progreso, hacia el crecimiento. Actualmente está exponiendo en el Centro de Recursos del Español “Primero Muertas que Sencillas. Un homenaje a la mujer” y en el corto plazo, en las oficinas de la diputada del  NPD, Paulina Ayala, las fotos de «Arrêt=la folie» tomaran forma en las paredes de la mano de LatinArte.

Para mantenerse activa mientras lee y lee sobre la nueva gramática francesa, está participando en un concurso de fotografías en el que están involucradas todas las universidades de Quebec y también fue parte de la competencia que promovió el reconocido fotógrafo venezolano Roberto Mata, ProyectoUnaFotoxDíax29Días.

«Vivan la experiencia internacional»

Sofía Carrero disfruta su vida de estudiante y sabe que pronto tendrá su residencia permanente. Aunque aún habla desde la percepción del inmigrante/estudiante, sabe que la integración es parte esencial de dejar la tierra natal para establecerse en otra ciudad.

Tiene también algunos consejos para quienes tienen esa “espinita” de irse a estudiar fuera de su país:

“Si quieres vivir la experiencia internacional, tienes que vivirla. Independientemente de lo que decidas después, si te das cuenta que tu destino de vida es tu país. Si tienes la oportunidad y las ganas lo tienes que hacer. Sin importar tu cultura, tu raza. Debes tener la mente clara de lo que quieres y eso te va a llevar al éxito donde quiera que estés”.

 Fotos: Jean Charles Hubert