jueves, 29 de marzo de 2012

Inmigración Canadá: ministro Jason Kenney explicó decisión de regresar cerca de 300.000 aplicaciones

Publicado en:
Inmigración
Por:
Temas:

Jason Kenney Toronto Metropolis

El ministro de Inmigración de Canadá sabe que los próximos días no serán fáciles luego de la noticia que se anunció este jueves con el nuevo presupuesto federal de 2012.

Durante una teleconferencia con los medios de comunicación en la que participó Noticias Montreal, el ministro Jason Kenney explicó la radical medida que tomó el gobierno canadiense. Devolverán 280.000 aplicaciones de trabajadores calificados que fueron hechas antes del 27 de febrero de 2008.

Así. Sin ningún tipo de discusión.

La medida se hizo únicamente para reducir la larga lista de espera del programa de trabajadores calificados. “Creo que estas reformas serán controversiales pero positivas. Estamos mejorando un sistema que estaba roto a un sistema que será rápido y flexible”.

“Queremos inmigrantes que sean exitosos, con buenos salarios, ingenieros y médicos, no conductores de taxi”, dijo Kenney a través del teléfono minutos después de presentado el Presupuesto 2012.

Los números son así: el programa de trabajadores calificados tiene en la actualidad 460.000 casos en espera, de los cuales 300.000 fueron introducidos antes de febrero de 2008. El gobierno devolverá cuanto antes 280.000.

Quedarían otros 20.000 que ya han sido abiertos pero sobre los que no se ha tomado decisión. Estos serían finalmente devueltos también según dejó entrever el ministro.

“Todo esto llevaría la lista de espera a 160.000 aplicaciones, lo que está dentro de lo que llamamos un ‘inventario de trabajo’. Esto nos permitirá procesar estas aplicaciones en máximo un año”, dijo el ministro.

El gobierno canadiense, y el ministro Jason Kenney, saben que las críticas serán numerosas e intensas. Aún así, parecen preparados para enfrentar la tormenta que traerá una medida para muchos injusta.

Todo el sistema era injusto. Era injusto obligar a la gente poner su vida en espera por casi ochos años esperando una decisión”, dijo Kenney. “Era injusto para Canadá también, porque estas personas esperaban mucho tiempo y luego tenían problemas una vez llegaban al país”.

Para el encargado de las políticas migratorias del país el problema no es algo que nació con el gobierno de Stephen Harper. “El gobierno liberal no debió haber aceptado esta legislación que obliga a aceptar todas las aplicaciones que son presentadas”, dijo el ministro sobre las decisiones tomadas por el gobierno de turno a inicios de la década del 2000.

“Heredamos una lista de espera de 840 mil aplicaciones con tiempos de espera de hasta 8 años. Con nuestras difíciles decisiones hemos logrado detener esa lista de espera y empezar a reducirla”.

Kenney sabe que muchas personas pueden estar confundidas en este momento, preguntándose sobre el futuro de su aplicación. “En las próximas semanas introduciremos la legislación que nos dará el poder para devolver estas aplicaciones y entregar la devolución del dinero a los que aplicaron. Es un proceso que tomará meses. El Gobierno canadiense se comunicará con cada una de estas personas para explicarle cómo será el proceso”.

En total, en el presupuesto presentado hoy están contemplados $130 millones para compensar a las personas cuya aplicación será retornada.

Un rediseño completo

El ministro de Inmigración aprovechó el encuentro con los medios para hablar sobre otros puntos del sistema migratorio canadiense.

Para concretar la reestructuración del sistema de inmigración de la cual él y el Primer Ministro han hablado, se irán tomando decisiones a lo largo de todo este año.

Sobre el programa de trabajadores calificados esperan hacer un par de cambios. Esperan modificar en el verano el sistema de puntos, para enfocarlo más en la experiencia laboral en Canadá y en el manejo de los idiomas. A cambio, el gobierno promete tener un sistema rápido que procese las aplicaciones en máximo un año.

Kenney confirmó que ya están trabajando en los detalles de lo que se llamará “Expression of Interest”. Esto permitirá a los empleadores recomendar a candidatos a inmigrar a Canadá en base a su experiencia y capacidades. Estas personas verán cómo sus aplicaciones son tratadas de manera preferencial.

La meta es siempre traer a personas jóvenes y que tengan una alta probabilidad de llenar un puesto de trabajo que ayude a la economía canadiense.

Por otra parte el ministro comentó sobre el recién anunciado sistema para verificar las credenciales académicas de los trabajadores calificados. La idea es que la persona tenga una idea clara de cómo será su futuro en Canadá antes de llegar al país.

“No queremos vender publicidad falsa. De esta forma el inmigrante sabrá si será fácil conseguir empleo o las licencias para ejercer su profesión en Canadá. Por el contrario, advertirá a las personas que tendrán problemas para integrarse al mercado de trabajo en base a sus credenciales académicas”.

Por último el ministro habló sobre el programa de inversionistas. “Canada se ha estado subvaluando con su sistema de inversionistas”, admite de entrada.

“Creemos que Canadá puede tener un mejor programa de inversionistas. Es por eso que reducimos el número de aplicaciones para este programa hasta que se rediseñe el nuevo sistema”.

El gobierno quiere subir la barra para los inversionistas. Que no sea una forma en la que “el gobierno consigue una suma de dinero por cinco años y luego la regresa”. Para eso esperan tener un sistema que consiga inversionistas dinámicos, innovadores y que se integren de lleno a la economía canadiense.

“Esperamos empezar en primavera las consultas para el programa de inversionistas y tenerlo diseñado para finales de año”, confirmó Kenney.

Twitter: @PabloJinko – pablo@noticiasmontreal.com

Foto: CIC