lunes, 2 de abril de 2012

Empezó liberación de 10 secuestrados por las FARC colombianas

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

En estos momentos dos helicópteros Cougar de la fuerzas brasileñas partieron de la fronteriza San Gabriel de Cachoeira rumbo a la localidad colombiana de Villavicencio, donde en algún punto de esa zona, los guerrilleros de las FARC deberán entregar a 10 soldados y militares que esta agrupación secuestro, algunos de ellos hace más de 14 años.

Una operación delicada en pleno desarrollo, que deberá culminar alrededor de las 4 de la tarde. No olvidemos que la guerrilla tiene cautivos a unos 405 civiles y esta entrega es apena una mínima proporción de los secuestrados. (Ver también: Los liberados)

El Tiempo

Exsenadora Piedad Córdoba viaja acompañada de Amparo Sánchez, de Colombianos por la Paz.

Según la excongresista la idea es estar de regreso con el primer grupo de liberados antes de las 4 de la tarde.

El mal tiempo obligó a retrasar un poco más de dos horas la operación. Pero a esta hora la lluvia que se presentó temprano en la mañana amainó y de inmediato se inició la operación .

La excongresista viaja acompañada por Amparo Sánchez a un lugar en la selva para traer el primer grupo de los 10 secuestrados que regresará a casa.

La exsenadora Piedad Córdoba, quien lidera esta operación humanitaria, ya está en el aeropuerto de la capital del Meta.

Córdoba dijo que ya tiene las coordenadas donde se realizará la liberación y anunció que con esta liberación culmina su labor como facilitadora en estos procesos.

Córdoba reiteró que todo está listo para que los dos helicópteros prestados por el Gobierno de Brasil partan a traer a un primer grupo de los 10 soldados y militares secuestrados que las Farc dijeron que van a liberar. «Seguimos firmes, todo depende del clima», escribió a través de su cuenta de Twitter.

«Los corazones van a vibrar de emoción y de alegría porque se cumplió el sueño de la libertad que todos queremos», dijo Córdoba minutos después de haber llegado a Villavicencio abordo de uno de los dos helicópteros Cougar que el gobierno de Brasil facilitó para el proceso.

El desplazamiento de estas aeronaves desde San Gabriel de Cachoeira, población brasileña fronteriza con Colombia, hacia Villavicencio se retrasó dos horas por mal tiempo.

Las operaciones militares se suspendieron a las 6 de la tarde del domingo, cumpliendo los protocolos de seguridad, y estarán así hasta la 6 de la mañana de este martes.

El segundo grupo de liberados, según el cronograma, deberá regresar el miércoles.

En el helicóptero que irá por los 10 uniformados viajarán la tripulación brasileña, Piedad y otra mujer de Colombianos por la Paz, así como dos delegados del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

Entre los familiares de los secuestrados que regresarán a la libertad hay gran expectativa por saber quiénes estarán en el primer grupo.

Anoche se celebró una misa en la Catedral de Villavicencio, a la cual asistieron los familiares de los secuestrados a pedir, a su manera, que en el primer grupo estén sus parientes.

«He soñado este momento y le pido a Dios que esté en el primer grupo para que pueda verlo pronto», dijo Gabriela Medina, madre del intendente de la Policía Wilson Rojas.

Pero entre las familias también hay preocupación, porque les han dicho que no se les permitirá a todos el acceso para saludar a los liberados.

«Nos dijeron que esperáramos en Bogotá porque en Villavicencio los bajan del helicóptero y los suben a un avión», dijo Óscar Romero, hermano del sargento Jorge Humberto Romero.

Por su parte, el expresidente Ernesto Samper, quien también está en Villavicenio, le pidió al presidente Juan Manuel Santos responder con un gesto de paz a las liberaciones unilaterales.

«Ojalá esto sea reconocido como un hecho de paz para que el Gobierno responda hacia adelante y podamos buscar esta salida a la reconciliación nacional», precisó Samper.

‘Que cumplan con lo ya pactado’: Menchú

«Nuestra delegación es una de distinguidas personalidades, que hemos luchado durante muchos años y que hemos vivido en carne propia los conflictos internos, por lo que venimos aquí a acompañar».

Así justificó su presencia en el país la guatemalteca nobel de paz Rigoberta Menchú, quien hace parte del grupo de Mujeres del Mundo por la Paz que estará como «garante» en la liberación de 10 secuestrados por las Farc.

Estas mujeres fueron invitadas por Piedad Córdoba, líder de Colombianos por la Paz, y su intención es abrir espacios de acercamiento con ese grupo ilegal, por medio del diálogo epistolar que comenzaron en agosto pasado y que desembocó en que las Farc aceptaron liberar a los últimos diez uniformados que mantienen secuestrados.

«Que cumplan con lo ya pactado (Gobierno y Farc), que no haya nada en el mundo que impida una acción de este nivel. Sabemos que ha habido obstáculos y que ha sido difícil, pero todo es posible y todo se va a lograr», aseguró Menchú.

Desde el domingo están en Villavicencio, entre otras mujeres y junto a Menchú, Margarita Zapata, nieta del revolucionario mexicano Emiliano Zapata; la brasileña Socorro Gomes, presidenta del Consejo Mundial por la Paz, y Xiomara Castro, esposa del expresidente hondureño Manuel Zelaya.

El grupo internacional de mujeres está a la espera de un permiso del Gobierno, con el fin de visitar en 11 cárceles del país a guerrilleros presos.

Piedad Córdoba lo ha solicitado en varias oportunidades, pero el Ejecutivo mantiene su negativa.

405 civiles, en poder de las Farc

«El secuestro es un mal que no se le desea ni al peor enemigo«. Este es el último mensaje que se conoce del ingeniero Óscar Donald Rosas, secuestrado hace 15 años, cuando pagaba a las Farc la ‘vacuna’ para poder seguir trabajando en Florencia (Caquetá).

Aunque la última prueba de vida del ingeniero secuestrado en la navidad de 1997 fue recibida hace 14 años, su familia sigue esperándolo y les pide a las Farc que lo liberen. Su hija, Valentina, que tenía siete meses cuando el ingeniero fue secuestrado, está a punto de terminar el bachillerato y solo conoce a su padre a través de fotografías.

Ese es uno de los 405 casos de civiles que, según la Fundación País Libre, fueron secuestrados por las Farc y de los que nada se sabe. La ONG señala que solo en los últimos tres años las Farc secuestraron a 186 personas con fines extorsivos, lo que convierte a la guerrilla en «el principal responsable del secuestro en el país».

La familia del joven Óscar Augusto Rodríguez, otro de los civiles que la guerrilla se llevó, ha pagado dos veces por su liberación. Al universitario lo secuestraron hace 14 años, cuando estaba de paseo con su novia en Guasca (Cundinamarca), y hoy ni las Farc ni las autoridades dan cuenta de su suerte.

Jorge Enrique Meléndez, enviado especial

Villavicencio.

Foto: eltiempo.com  – pantalla video