domingo, 8 de abril de 2012

Bashar al Assad no obedecerá el alto al fuego acordado con la ONU

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

El régimen sirio no obedecerá el cese de los bombardeos a partir del próximo martes, tal como lo había acordado con Naciones Unidas y las Liga Árabe. Exige antes «garantías escritas» de la oposición comprometiéndose igualmente al cese de hostilidades contra el gobierno. También demanda «garantías» de los Gobiernos de Catar, Arabia Saudí y Turquía, de detener «la financiación y armamento de los grupos terroristas». Pero no dice nada de la ayuda militar rusa al régimen sirio.

El País

No sería la primera vez que Bashar al Assad incumple con la ONU. El régimen sirio ha añadido algo más de duda al alto el fuego que se prevé que entre en vigor el próximo martes, 10 de abril. El compromiso alcanzado entre el Gobierno de Damasco y el enviado especial de Naciones Unidas y la Liga Árabe, Kofi Annan, se tambalea tras emitir el Ministerio de Asuntos Exteriores sirio un comunicado en el que exige «garantías escritas» de la oposición sobre el cese de las hostilidades. La represión de las fuerzas de seguridad que gobierna el presidente al Assad causó la muerte ayer de más de un centenar de personas, según las denuncias de grupos de activistas sirios. Una escalada de la violencia que el propio Annan ha tachado de «inaceptable» en una nota.

«Decir que Siria va a retirar a sus fuerzas de las ciudades a fecha de 10 de abril es inexacto», afirma la nota del Ministerio de Asuntos Exteriores. El Gobierno sirio exige a Annan en este comunicado que presente «garantías escritas de la aceptación por parte de los grupos terroristas armados de la detención de toda forma de violencia». Desde el inicio de la revuelta prodemocrática en marzo de 2011, el régimen de al Assad ha responsabilizado a «grupos terroristas» de tratar de desestabilizar Siria en su beneficio.

El comunicado, cuyo contenido ha difundido en español la agencia estatal siria Sana, añade como condiciones al alto el fuego la «disposición [de los grupos armados] de entregar sus armas» y «las garantías del compromiso de los Gobiernos de Catar, Arabia Saudí y Turquía, de detener la financiación y armamento de los grupos terroristas».

«Siria no repetirá lo sucedido en el pasado, cuando aceptó retirarse ante la llegada de los observadores internacionales, momento que los terroristas aprovecharon para reorganizarse y ampliar su control sobre barrios enteros, empleando todas las formas posibles de terrorismo, asesinato, secuestro», añade la nota. Annan ha vuelto a hacer un llamamiento hoy a Gobierno y opositores para que cumplan con el alto el fuego antes de las seis de la mañana del jueves, es decir, 48 horas después de su entrada en vigor. El ex secretario general de la ONU se ha mostrado al mismo tiempo «consternado» por el aumento de las atrocidades.

El acuerdo sellado entre Damasco y Annan prevé la puesta en marcha de un plan de paz de seis puntos que termine con la sangría que sacude al país. El primero de los puntos es precisamente el alto el fuego y la retirada del contingente militar sirio de las regiones objetivo de su ofensiva. Según reveló el propio Annan la semana pasada, al Assad aceptó que el cese de las hostilidades arrancase el 10 de abril. La ofensiva con fuego de artillería, no obstante, ha obligado a la ONU, en boca de su secretario general, Ban Ki-moon, ha criticar a al Assad por servirse del plazo para el alto el fuego como «excusa» para seguir matando a la población civil.

Según informaron ayer los grupos opositores en el terreno y fuera del país, más de un centenar de personas murieron a manos de las fuerzas del régimen entre Homs, Hama, Aleppo e Idlib. La ONU cifra en más de 9.000 las víctimas mortales desde que comenzó la revuelta.

Foto: elpaís.com