lunes, 9 de abril de 2012

Posponen la deportación de la familia Keita luego que la hija se desmayara en el aeropuerto

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:

Suspenden la deportación de Kankou Keita y sus cinco hijos

Kankou Keita y sus cinco hijos se quedarán de momento en Canadá. Lograron detener momentáneamente su expulsión de regreso a su nativa Guinea.

La familia, que vive en Laval, tenía que dejar el país en la tarde del domingo, pero tuvo que ser suspendida luego que Zenab, una de las hijas de Keita, se desmayara producto de la presión.

La joven de 17 años dijo al diario La Presse que tiene miedo que de regresar a su país la obliguen a casarse y le mutilen los órganos sexuales, una práctica ampliamente rechazada pero todavía presente en la nación africana.

Ese justamente fue el argumento que presentó Kankou Keita en 2007 cuando solicitó refugio ante el gobierno canadiense.

Pero las autoridades de inmigración consideraron que el testimonio de la madre de cinco hijos no era lo suficientemente sólido, por lo que rechazaron su solicitud de refugio y le anunciaron que debía dejar el país.

Es la segunda vez que las Agencia de Servicios Fronterizos tiene que suspender la deportación de la familia. El pasado 11 de marzo los Keita tenían que presentarse en el aeropuerto pero la madre tuvo que ser hospitalizada.

Similar imagen a la que se vivió este domingo cuando Zenab se desmayó frente a los oficiales fronterizos y bajo los gritos y abucheos de amigos y familiares que se acercaron a apoyar a la familia.

“Injusticia, injusticia”, gritaban.

Mañana martes la familia Keita tendrá que presentarse ante la oficina de Inmigración Canadá. Seguramente recibirán una nueva fecha de expulsión.

Al mismo tiempo su abogado dice que una aplicación para residencia bajo motivos humanitarios fue introducida el año pasado, pero que esta se perdió en el correo, por lo que critican a las instituciones del estado.

Aún así, esto no evitó que la orden de expulsión se mantuviera.

La familia dice que Zenab sufre de una fuerte enfermedad en la tiroides, por lo que piden poder quedarse. Además en su país natal enfrentan amenazas para casar a sus dos hijas, quienes podrían sufrir mutilaciones en sus genitales.

Foto: captura de pantalla CBC