sábado, 21 de abril de 2012

Dan nueva orden de expulsión a la familia Mansaré: el ministro Kenney opina sobre el caso

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:

La familia Mansaré recibió una nueva orden de expulsión de Canadá

La familia Mansaré, originaria de Guinea, recibió por cuarta vez de las autoridades de inmigración de Canadá la orden de dejar el país.

Las autoridades entregaron este viernes una nueva orden de expulsión a Kankou Keita Mansaré y sus cinco hijos. La madre de la familia y sus dos hijos más pequeños tendrán que dejar el país este domingo, mientras que sus dos hijas y su hijo mayor deberán hacerlo el martes.

Sus abogados introdujeron una apelación para detener, una vez más, la expulsión de la familia, la cual llegó al país en 2007 solicitando refugio, el cual fue rechazado.

Además, el abogado Salif Sangaré introdujo una medida de control judicial por el “abuso” al que han sido sometidos sus clientes por recibir cuatro órdenes de expulsión en poco más de un mes.

La familia tenía que dejar el país el pasado 11 de marzo, pero Kankou tuvo que ser hospitalizada. Luego, el 8 de abril, fue una de sus hijas la que se desmayó y fue trasladada al hospital a pocos minutos de abordar el avión.

El más reciente incidente fue el pasado jueves, cuando llegaron al aeropuerto Trudeau de Montreal pero no pudieron viajar porque sus hijos menores no tenían un documento válido para montarse al avión.

El ministro Kenney comenta sobre el caso

Este viernes el ministro de Inmigración, Jason Kenney, realizó una mesa redonda con varios medios montrealeses de las comunidades inmigrantes de la ciudad, en la que Noticias Montreal participó.

El tema de la familia Mansaré fue discutido y el ministro dio su opinión.

“Esta mujer introdujo una solicitud de refugio que fue rechazada. Las autoridades dijeron que su caso no tenía ninguna credibilidad”, comentó Kenney.

La familia ha alegado que de volver a su país tienen altas probabilidades de que las hijas sean sometidas a mutilación genital, así como obligadas a casarse.

Pero para el ministro hay mucho detalles sueltos que no compaginan. “Pedí la decisión de la comisión para leerla y era claro que habían muchas contradicciones, cosas sin credibilidad. Esta mujer nunca subrayó las supuestas amenazas en su país, ni el tema de la mutilación ni los matrimonios arreglados durante sus audiencias frente a la IRB (Immigration and Refugee Board of Canada)”.

El ministro admitió que el caso es complejo y emotivo, pero dice tener muchas dudas al respecto.

“Hay casos sensibles todos los días, pero no todos consiguen un abogado que los pone frente a todos los medios”, concluyó.

Twitter: @PabloJinko – pablo@noticiasmontreal.com

Foto: captura de pantalla Radio-Canada