jueves, 3 de mayo de 2012

Pánico en Atenas: hombres hacen cola para someterse a un despistaje del virus VIH

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Después que la policía capturó unas 100 prostitutas, quienes no cumplían con los requisitos sanitarios exigidos, se desató el pánico entre los hombres que habían solicitados sus servicios, que no eran pocos. Al menos 12 de las detenidas resultaron portadoras del sida. Esto provocó que los centros médicos se llenaran de hombres que solicitaban hacerse un examen para saber si están infectados con el VIH.

Una nueva crisis, pero no económica, que debe enfrentar Grecia.

El Espectador

Por estos días, en Atenas, las filas en el Centro Griego de Control y Prevención de Enfermedades (Keelpno) son enormes. Es como si el pánico se hubiera apoderado de miles de hombres que repentinamente acuden a las instalaciones a practicarse una prueba médica para determinar si son portadores de sida. Como la noticia fue difundida nacionalmente, para quienes los ven esperando su turno quizá les quede claro que están allí por haber pagado por sexo a alguna prostituta.

La noticia estalló desde comienzos de semana. La policía ateniense dio inicio a una serie de controles sanitarios y legales para enfocarse en las zonas de la ciudad con mayor concentración de prostitución. La redada terminó con la captura de alrededor de 100 mujeres que no cumplían con los requisitos legales para ofrecer sus servicios sexuales, pero la bomba estalló después de que les fueran practicados exámenes médicos.

Doce de las detenidas resultaron portadoras del VIH. La primera en salir a la luz pública fue Tatiana Bukhtoyarova, una joven rusa de 22 años que trabajaba en los alrededores de la calle Fokea 22. Al obtener los resultados de la prueba, la fiscalía ordenó publicar su fotografía, para que quienes la identificaran, sus antiguos clientes, fueran de inmediato a practicarse exámenes médicos.

Sólo con el caso de Bukhtoyarova, alrededor de 600 hombres (incluidos menores de edad) se pusieron en contacto con el Keelpno, para pedir asesoría frente a una posible infección. No obstante, la cifra resultó irrisoria cuando, siguiendo los parámetros de la fiscalía, fueron publicadas las otras 11 fotos de las mujeres contagiadas (10 de ellas de nacionalidad griega).

En una ciudad cuyo centro da trabajo a alrededor de 3.000 prostitutas, resulta usual que el número de hombres que las visitan sea enorme. Lo que a ojos del Ministerio de Sanidad griego no resulta ni normal ni admisible es que algunas mujeres cobren tarifas más altas por tener relaciones sexuales sin protección y que algunos clientes accedan a pagarla. “Fue necesario publicar sus fotos para ver quiénes son los idiotas en este país que no se protegen”, sentenció el ministro titular de la cartera, Andreas Loverdos.

La fiscalía procesará a las detenidas por lesiones corporales. Grecia, mientras intenta salir de la bancarrota, enfrenta el pánico de los clientes de la prostitución.

Foto: absolutgrecia.com