martes, 8 de mayo de 2012

Murió anciano que se encontraba preso por mandar mensajes de texto a la Reina de Tailandia

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

A finales del año pasado, Amphon Tangnoppakul, un anciano tailandés, fue condenado a 20 años por haber enviado mensajes de textos a la Reina de Tailandia, Sirikit Kitiyakara.

Entonces ya padecía cáncer, pero eso no fue impedimento para enviarlo a la cárcel. Hoy murió en una sala de enfermería del reciento donde purgaba su condena.

En Tailandia nadie cuestiona este tipo de condenas, que parecen excesivas aunque se trate de un insulto. Lo que pasa es que en Tailandia el Rey Rama IX, Bhumibol Adulyade, quien gobierna desde hace más de 65 años es prácticamente una divinidad y su entorno está prácticamente blindado por la ley .

Reporte de Reuters

Un anciano condenado a 20 años de prisión en Tailandia por insultar a la reina murió en la enfermería de la cárcel. «Tangnoppakul fue ingresado en la unidad de enfermería de la cárcel después de experimentar graves problemas en el estómago«, dijo su abogado a Reuters.

Durante el juicio, Amphon Tangnoppakul fue declarado culpable de enviar mensajes de texto irrespetuosos a la esposa del monarca en noviembre pasado. Él reiteró su inocencia alegando que simplemente no sabía enviar mensajes de texto desde un móvil.

Amphon, al que los medios de comunicación del país apodaban ‘tío SMS’, padecía cáncer y su caso causó una gran polémica sobre las severas leyes tailandesas para blindar a la familia real de las críticas.

Lo cierto es que los sucesivos gobiernos han ignorado las peticiones internacionales para reformar las leyes que afectan a la monarquía, un tema muy sensible en un país rey Bhumibol Adulyadej, de 84 años, es considerado como un semidios.

En diciembre de 2011, otro ciudadano tailandés nacido en EEUU fue condenado a dos años y medio de cárcel tras declararse culpable de insultar en internet a la monarquía. La embajada norteamericana criticó la severidad de la sentencia y dijo que apoya la libertad de expresión.

Foto: thaiembassyuk.org.uk