miércoles, 9 de mayo de 2012

«To the Artic 3D» muestra la vida de osos polares que caminan en un hielo cada vez más delgado

Publicado en:
Ciudad
Por:
Temas:

Osos polares en el Ártico, To The Artic 3D

Muchos no tendrán la oportunidad de visitar el Ártico. Para algunos, se trata de un lugar muy lejano y frío, aunque no deja de ser realmente hermoso e importante.

El Ártico es el “aire acondicionado” del planeta, enfriando las temperaturas de la Tierra con su mar y sus grandes glaciares.

Y lo que está ocurriendo con el cambio climático ha quedado plasmado en una película IMAX, To The Artic 3D, la cual se estrenará el viernes en el Montreal Science Centre.

Dirigida por el veterano Greg MacGillivray y producida por su hijo, Shaun, el film muestra lo mejor de ocho meses de imágenes que fueron captadas en más de cuatro años.

La película está narrada por Meryl Streep, quien da al guión de Stephen Judson el justo tono de cuidado y urgencia, reseña The Gazette.

Paul McCartney es el encargado del soundtrack original del film, agregando un par de tonos familiares.

Lo que se debe considerar es que ese espacio frío y desolado es el «hogar dulce hogar» de algunas de las criaturas más maravillosas del planeta.

Viven en el hielo, ese mismo hielo que se está derritiendo y que quizá desaparezca para el año 2050 (se estima que el Ártico podría estar libre de hielo para entonces).

Osos polares, caribús, morsas y aves árticas, hacen nidos en el hielo, para migrar luego a procrear y a cazar. Menos hielo, significa más nado.

Una osa fue rastreada durante la búsqueda de alimentos para ella y su osezno. Como el hielo se está derritiendo, debió nadar nueve días continuos (430 millas). Su hijo no sobrevivió.

Las imágenes de los osos polares son limitadas, pero proporcionan los momentos más interesantes de la película.

El equipo filmó a una temperatura de -40°F, con vientos fuertes. El mercurio en  las tomas debajo del agua se encontraba a unos 29 grados F. Las manos del camarógrafo comenzaban a congelarse después de 15 minutos.

“Fue retador”, dijo Shaun MacGillivray, en una conferencia de prensa a través de Internet.

Filmar osos polares puede ser riesgoso, porque no quieren intrusos. Tienden a desaparecerse cuando ven a un extraño.

Es por ello que el equipo trató de camuflar cámaras robóticas. El éxito fue mezclado, pues se ven imágenes chistosas de osos rompiendo las mismas cámaras que habían sido metidas en montañas de nieve.

Al final, fue pura suerte que se lograran capturar imágenes dramáticas: el equipo se encontraba en un rompehielos noruego cuando se acercó una osa polar con sus dos crías. Por alguna razón misteriosa, no fue espantada y se quedó en el lugar con sus oseznos, permitiendo a los productores filmar desde el barco, durante cinco días seguidos.

Esos cinco días permitieron tener 40 minutos de la historia.

Con To The Artic 3D, que es el primer film de su estilo, habrá una campaña multiplataforma destinada a salvar los océanos, organizada por la One World One Ocean Foundation.

Para las entradas,  puede llamar al 514-496-4724 o visitar www.montrealsciencecentre.com.

Foto: Montreal Science Centre