viernes, 11 de mayo de 2012

Los ministros de Defensa y del Interior de Perú renunciaron

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Los ministros de Defensa, Alberto Otárola y del Interior, Daniel Lozada, renunciaron hace pocas horas y en los corrillos ya se anuncian nuevos nombres para reemplazarlos.

Se rumora que el almirante en retiro, Jorge Montoya, ocuparía la Cartera de Defensa, según el noticiero «90 segundos».  En el despacho del Interior se habla que podría ocuparlo el actual jefe de la Policía peruana, Raúl Salazar.

Para el cargo que dejaría Salazar, se dice que podría ocuparlo el actual jefe de la Dirincri, César Cortijo.

La caída de los dos ministros, es prácticamente una consecuencia directa de los eventos que sucedieron raíz de la últimas incursiones de las Fuerzas Armadas contra el grupo guerrillero Sendero Luminoso, que costó la vida a varios uniformados. Se había formado una opinión un tanto adversa con respecto al liderazgo de los jefes de las carteras de Defensa e Interior, para manejar este asunto.

El Mundo.es

El Gobierno del presidente de Perú, Ollanta Humala, ha sufrido la renuncia de los ministros de Defensa y de Interior en medio de las críticas que se hacen a la conducción de las operaciones militares contra un grupo armado en el sur del país.

Los ministros de Defensa, Alberto Otárola, y de Interior, Daniel Lozada, renunciaron de manera irrevocable mientras en el Congreso se preparaba la votación de una moción de censura contra ellos tras la muerte, en las últimas semanas, de diez militares y policías.

La salida de Otárola y Lozada fue confirmada por la Presidencia del Consejo de Ministros, que en una nota oficial señaló que se ha procedido «al trámite correspondiente ante el despacho presidencial», ocupado actualmente por la vicepresidenta Marisol Espinoza en ausencia de Humala, quien cumple una visita oficial a Corea del Sur.

La oposición política había presentado la moción de censura tras las muertes de militares y policías en la selva sur del país, durante el operativo lanzado inicialmente para rescatar a 36 rehenes tomados por un grupo armado, que fueron dejados en libertad por sus captores.

A raíz de esas muertes, el Gobierno ha recibido duras críticas e incluso el primer ministro, Oscar Valdés, ha puesto su cargo a disposición del mandatario.

Valdés había considerado, sin embargo, «desproporcionada» la moción de censura y aseguraba que «un país no puede estar cambiando de ministros cada cuatro meses».

No es un ataque al Gobierno

La congresista opositora Lourdes Alcorta remarcó, al respecto, que las críticas a los ministros no eran un ataque al Gobierno de Humala ni buscaban afectar la «gobernabilidad» del país.

Alcorta declaró a la emisora Radio Programas del Perú (RPP) que las renuncias son «una buena noticia», aunque consideró que fueron tardías porque afectaron a «toda la clase política, al Ejecutivo, al Legislativo, y a la sociedad».

La congresista fujimorista Cecilia Chacón también saludó la decisión de los ministros y aseguró que estos tomaron la decisión porque confirmaron que iban a ser censurados por el Congreso.

«Esta renuncia se debió hacer mucho antes pero definitivamente más vale tarde que nunca. Era crónica de una muerte anunciada, hicieron sus sumas y restas y se dieron cuenta de que efectivamente sea el día de hoy o sea el sábado la censura era un hecho y han preferido renunciar», dijo.

El legislador Javier Velásquez Quesquén, del Partido Aprista Peruano (PAP), afirmó que la renuncia es «la solución a una crisis política» y dijo que espera «que los nuevos ministros puedan articular una estrategia integral» en la lucha contra el grupo armado.

Más tranquilidad política

Tras confirmar su renuncia, Otárola ofreció una rueda de prensa en la que aseguró que cree que su decisión «va a tranquilizar el ambiente político tan enrarecido en el país».

Añadió que la verdadera meta del país debe ser la unión «para afrontar con éxito la amenaza que hoy representa la delincuencia del narcoterrorismo».

Indicó, además, que el enemigo que enfrentan hoy las fuerzas de seguridad «confirma que las amenazas se han venido incubando desde hace muchos años sin que se hayan tomado las medidas adecuadas» para combatirla.

El ahora ex ministro dijo que el grupo armado está conformado por «una facción renegada de Sendero Luminoso encabezada por los hermanos Quispe Palomino».

«Sendero Luminoso ha mutado hacia un forma más perversa y focalizada en un sector agreste» del país, indicó en referencia al Valle de los ríos Apurímac y Ene (Vrae) donde se desplaza el grupo armado.

Otárola también admitió que la oposición política estuvo «y está en el derecho» de pedir su censura y le deseó el «mayor de los éxitos» a su sucesor.

Foto: Rpp