lunes, 14 de mayo de 2012

Dueños del sitio web argentino Taringa acusados de permitir descargas ilegales

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Los hermanos Matías y Hernán Botbol y Alberto Nakayama, dueños y administradores del sitio web Taringa, de Argentina, serán llevados a la corte por permitir descargas ilegales a través de internet. Este es el primer caso de este tipo en Argentina. Los imputados podrían recibir penas de prisión hasta por seis años.

El Espectador

Los dueños del portal argentino Taringa serán sometidos a un juicio oral por permitir descargas ilegales, en el que será el primer proceso de estas características en el país, informaron este lunes fuentes judiciales.

La fiscal Felisa Krasucki pidió al juez Eduardo Daffis Niklison el envío a juicio oral y público de Matías y Hermán Botbol y Alberto Nakayama, quienes podrían ser condenados hasta a seis años de prisión por supuestamente permitir la descarga de música, libros y películas protegidos por derechos de autor.

«Los imputados, a través de su sitio, permitían que se publiciten obras que finalmente eran reproducidas sin consentimiento de sus titulares», indicó la Cámara del Crimen al confirmar la petición de la fiscal.

El tribunal consideró que los imputados son «al menos partícipes necesarios» del intercambio entre las personas que suben archivos con contenido protegido por derechos de autor y los que los descargan, ya que el encuentro entre unos y otros se produce en su página web.

Pese a que los contenidos protegidos podrían estar alojados en servidores ubicados fuera del territorio argentino, la fiscalía argumenta que tanto el sitio web como sus dueños tienen domicilio en Argentina.

Por su parte, los responsables de Taringa! publicaron un escueto comunicado en el que informaron que las actuaciones conocidas hoy se tratan de «los mismos procesos judiciales que ya fueron informados durante el año pasado».

«La Cámara Nacional de Casación Penal no ha definido si el hecho investigado constituye delito alguno», agregaron, para asegurar que siempre han estado «a disposición de la justicia» y lo seguirán haciendo en «cualquier nueva instancia del proceso».